Notimex.- El jefe de la Oficina de Presidencia, Alfonso Romo, descartó una recesión económica en México, pese a la “cachetadita” del primer trimestre de este año, ya que la inversión sigue fluyendo y será posible alcanzar el promedio sexenal de 4.0%.

En entrevista, previo a su participación en un foro privado organizado por Credit Suisse, estimó que este año la economía mexicana crecerá entre 1.6 y 1.7%, y sostuvo que ni en los números ni en las proyecciones de los inversionistas se ve una recesión.

Señaló que se mantiene el objetivo de un crecimiento sexenal de 4.0% en promedio, como lo plantea el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024, a pesar de que en el primer trimestre de este año la economía se contrajo 0.2% respecto al cuarto trimestre de 2018, con cifras desestacionalizadas.

“Este primer trimestre nos dio una cachetadita y, eso, como cuando montas a caballo, te vuelves a subir para saltar mejor”, añadió Romo.

El funcionario dijo que los primeros tres meses del año fueron complejos debido a problemas serios en las fronteras para el transporte y exportación de mercancías, las cuales iban muy bien en enero y febrero de este año, pero en marzo se juntaron muchas cosas y hubo problemas.

Lee también: Es posible la meta de crecimiento de 4%, insiste AMLO

En el gobierno, añadió, hay optimismo porque el sector privado está fuerte y apoyando, con lo cual la economía quizá crezca este año entre 1.6 y 1.7%, y las autoridades trabajan en cómo “cambiar la curva” para llegar a las metas que se ha propuesto.

Romo negó además que haya desconfianza entre los inversionistas, pues en las pláticas que sostiene con mucha gente, fondos y el sector privado, están esperando el tiempo para invertir, incluso más de lo que han estado invirtiendo.

Por ello, sostuvo que se alcanzará el crecimiento sexenal promedio de 4.0% previsto en el PND. “Estoy convencido de que si todo sigue trabajando como vamos, no tengo duda que la tendencia va a ir cada vez más para arriba”.

El colaborador presidencial aseguró que la inversión sigue fluyendo porque si bien, como en todo cambio de gobierno se esperan, en México “cada día ven señales más claras, cada día estamos invirtiendo más, pero eso es normal”.

Sobre si hay mayor preocupación por la inseguridad en el país, que tuvo un mal arranque a principios de año, atajó que “el problema de seguridad es un problema de tendencia, nadie puede prometer un cambio radical de un día para otro”.

Lo que sí, destacó, es que se trabaja al respecto todos los días desde las seis de la mañana, se aprobó la Guardia Nacional en forma unánime, y se está creando bienestar en las comunidades para atacar el problema de raíz.

“Lleva tiempo, lo que importa es lo que estamos haciendo para corregir de fondo el problema tan grave que es la inseguridad y la violencia”, sostuvo, al resaltar que el mundo está premiando a México con un tipo de cambio estable.

Afirmó que todos los problemas se están resolviendo, incluso el del arancel aplicado por Estados Unidos a las exportaciones mexicanas de jitomate, “lo que pasa es que no somos lámparas de Aladino, no resolvemos las cosas de un día para otro, porque ningún problema en el mundo se resuelve de un día para el otro”.

No te pierdas:

Productores mexicanos de jitomate darán ‘batalla’ a Estados Unidos

 

Siguientes artículos

México se desploma ocho posiciones en ranking de inversión extranjera directa
Por

México cayó a la última posición del ranking elaborado por A.T. Kearney, pues solo logró una calificación de 1.49 puntos...