Por Rafael Páez*

Cuando escuchamos el concepto de Inteligencia Artificial es común que lo asociemos a eventos apocalípticos (gracias, Hollywood): máquinas dominando el mundo y buscando destruir a los humanos. Esta percepción ha sido producto de la ciencia ficción, pero hay personajes influyentes en el tema —Stephen Hawking, Elon Musk— que han cuestionado esta tecnología. Algunas de esas teorías insisten en que, llegado el momento, una súper Inteligencia Artificial nos desplazará de nuestros trabajos y estaremos desamparados. Esa es la parte desconocida de la inteligencia artificial, la especulativa, la que vende libros y lleva producciones a la pantalla grande.

Lejos de eso, prefiero ser la persona realista que aborde la parte que sí conocemos, la que tiene menos glamur: se trata de una tecnología que suele expresarse a través de un software basado en algoritmos matemáticos y que puede ejecutarse en cualquier hardware (teléfonos inteligentes, cámaras, maquinaria industrial, etcétera). Si lo vemos de una manera fría, se trata en un 90% de matemáticas y en un 10% de tecnología.

De todo lo que se dice, he visto algo que me parece cierto: tiene el potencial de transformar el mundo de los negocios y la vida de las personas. Según la Encuesta Anual Global 2019, que realiza PwC a 1,378 tomadores de decisiones en 90 países, 63% de los ejecutivos cree que el impacto de la Inteligencia Artificial será mayor que el del internet.

Quizá estés esperando el momento de ver robots-humanos trabajando codo a codo contigo, pero lamento decirte que ya convives con ella en modos que ni siquiera habías imaginado, pero las cuales forman parte de tu vida cotidiana. Facebook, Netflix, Google, Uber, entre muchas otras, son sólo algunas apps que usan algoritmos de inteligencia artificial para predecir las preferencias de sus usuarios y lanzar nuevos modelos de negocio.

Lo que quiero decirte es que las empresas que basen su modelo de negocio en datos serán las que tendrán mayor éxito.

El futuro es ahora

¿México tiene oportunidad en este escenario? Más que nunca. Hablamos de la oportunidad ideal para transformar su modelo competitivo, que históricamente se ha basado en una mano de obra barata y la cercanía geográfica con Estados Unidos.

El sector industrial es su mejor representante y es, también, el lugar ideal para cambiarlo a través de las tecnologías que engloba la Cuarta Revolución Industrial.

Hemos visto ejemplos de empresas globales que se autodenominan como “industriales digitales”, y es porque han visto el poder de los datos.

En la industria, las empresas deben aprender a transitar por varias capas tecnológicas y agregar valor en cada una de ellas. Desde la visualización y extracción de información en tiempo real con equipos habilitados por el Internet de las Cosas, para luego buscar qué hacer con esa información. Y aquí es donde reside el poder de la Inteligencia Artificial, porque se trata de una tecnología que basa su ejecución en enormes cantidades de información, de la que luego aprende para predecir eventos futuros. De manera más práctica, a ella le debemos casos de uso que van desde el mantenimiento predictivo, optimización de la producción, gestión inteligente de inventarios y consumo energético hasta, incluso, planeación de la demanda y optimización de toda la cadena de suministro.

En suma, un algoritmo de Inteligencia Artificial sabe ‘lo qué pasó y cómo pasó’, y aprende a predecir ‘lo que sucederá’. Sin trucos ni magia, sólo con información, datos y hechos previamente registrados. Tal como lo hacen Waze o Google Maps al ayudarte a tomar la mejor ruta para llegar a tu casa.

Como verás, la realidad de la IA es menos glamurosa que todo lo que se dice de ella, pero, créeme, tiene el potencial de transformar todo lo que conocemos.

*Cofundador y director ejecutivo de Gesta Labs, estudio de innovación y venture builder.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Análisis | Trump contra China y México: la locura de los aranceles punitivos
Por

Washington y Beijing imponen cada vez más aranceles. La guerra comercial ha llegado a un punto crítico, y no se vislumbr...