El presidente López es el más popular y el que tiene el índice de aceptación más alto en la historia de la democracia contemporánea mexicana. Diferentes estudios de opinión lo ubican entre los 85 y 90 puntos porcentuales, lo que lo coloca como el mandatario en el que más confía la población.

De hecho, el triunfo electoral y la popularidad de AMLO se fincaron tanto en su campaña en tierra, como en una eficiente estrategia digital, dirigida y ejecutada por sus seguidores, lo que facilitó que los recursos asignados por el INE utilizados en este rubro, fueran mínimos.

Por ello, la intención de voto digital durante las pasadas elecciones fue sumamente precisa en el caso de López Obrador, puesto que Forbes México calculó 52.5% de votos ) y el PREP le dio 52.9%. Un triunfo contundente con más de la mitad de las preferencias electorales y que no dejaba lugar a duda sobre la trascendencia del ahora jefe del Ejecutivo.

Las redes sociales siempre han sido una de las herramientas favoritas de Morena, puesto que la militancia ha resultado ser muy activa en las plataformas, coordinando acciones, impulsando temas de conversación y facilitando la comunicación del Estado.

Por otra parte, Morena tiene mayoría en el Congreso, lo que facilita que las decisiones e iniciativas del ejecutivo sean aprobadas y ejecutadas rápidamente sin tener que negociar con las otras facciones, pasando incluso sin cambios.

Por tanto, será primordial que el gobierno del presidente López explique y justifique de manera amplia y detallada todas sus decisiones y acciones, puesto que, al no tener una oposición clara y ser mayoría, pueden tener el riesgo de ser vistos como un régimen autoritario.

Si bien los diferentes partidos tienen representación en las Cámaras, la oposición no cuenta con una presencia articulada y efectiva en los terrenos digitales, puesto que la mayor parte de las cuentas que se oponen al presidente López comparten por igual memes, noticias falsas y columnas periodísticas de distinta índole.

Si bien existen algunos casos destacados como @HijasdelaMx, la mayor parte de la crítica contra el actual gobierno basa su accionar en cuentas automatizadas (bots) y semiautomatizadas (seeding), lo que provoca mucha desconfianza entre los usuarios de los espacios digitales y deja de manifiesto que aún no existe una oposición clara, que sirva de contrapeso y crítica al régimen actual.

Además, la mayor parte de las críticas se desarrollan en Twitter, una red que no es necesariamente la favorita de los mexicanos, pero que tiene relevancia no por las personas que interactúan, sino porque se ha convertido en una extensión de las oficinas de comunicación social de instituciones, funcionarios y diversos organismos. Un espacio que, además, rebosa de bots.

Para el gobierno que inicia su gestión, las redes sociales pueden ser un gran aliado en la difusión de las acciones y el punto ideológico que las sostiene. Sin embargo, también se convertirán en uno de los espacios de crítica social más utilizados, sobre todo por las generaciones jóvenes, sobre todo cuando se tengan que tomar decisiones poco populares y se dé una normal y creciente decepción.

La polarización digital existe y es evidente en las redes sociales; o se está con un grupo o se está contra él, sin puntos medios. Con el paso del tiempo, será muy probable que la crítica ciudadana al gobierno del presidente López crezca y entonces, será importante salvaguardar una neutralidad que impulse la crítica y el accionar ciudadano.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @sincreatividad

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Apogeo de medios digitales y transición política
Por

La conciliación de la agenda de gobierno es clave, los temas de crecimiento, ecología, seguridad pública, educación y de...