Por Gunther Barajas*

La Industria del Futuro o “Industria 4.0”, ha impactado la manera de imaginar, fabricar y comprar, así como de desarrollar y aprender nuevos conocimientos y habilidades.

La pasada Revolución Industrial transformó la manera de producir enfocándose la estandarización de procesos, ahora vemos un modelo de red global de manufactura digital que produce bienes personalizados y conectados, por lo que ahora las fábricas se han trasformado a ser un subsistema inteligente de las ciudades, donde las ciudades inteligentes se trasforman en ciudades globales, que representan un importante punto de producción industrial, pero también de producción de servicios financieros y comercio virtual que hacen mover una economía globalizada.

El impacto de esta nueva transformación industrial, también está impactando la manera en que los gobiernos buscan atender a los ciudadanos, es claro que la velocidad con la que adopción digital ha alcanzado a los servicios públicos ha sido muy lenta, poniendo a presión por parte de los ciudadanos en la manera que desean sean atendidas las necesidades que se generan.

La necesidad de los ciudadanos debe de ser la base de las estrategias de los gobiernos hacia la adopción de las iniciativas de transformación donde los retos que se deben de atender con prioridad son: Desarrollo inclusivo, seguridad y salud, educación enfocada en la transformación del conocimiento hacia los nuevos retos de la industria, sostenibilidad de nuestros modelos de producción y consumo, así como, la prevención de amenazas climáticas y la contaminación.

Para lograr el objetivo de convertirse en una Ciudad Inteligente, los gobiernos deben de implementar algunas medidas para ser centros de desarrollo sostenible y contar con la capacidad de transformarse, este cambio debe de iniciar desde adentro, para así, poder dar respuesta a los a retos que trae la transformación:

  • Anticipar las habilidades y proponer programas de capacitación adecuados para los actores públicos en el manejo, gestión, y protección de los datos.
  • Reinventar el sector inmobiliario como un servicio conectado y sean parte del modelo urbano de trasformación de las ciudades.
  • Apoyar la innovación y acelerar su crecimiento, es prioritario desarrollar ecosistemas de nuevas empresas enfocadas en innovación, incluyendo proyectos experimentales con modelos virtuales para la toma de decisiones que impacten en una experiencia positiva en el ciudadano.

Este último punto es el más crítico, es de donde puede surgir la base para el despliegue masivo de un modelo de ciudad conectada y de Ciudad Inteligente ante la falta de recursos públicos.

Una opción viable, es que por medio del impulso a los ecosistemas de innovación de nuevos productos y servicios digitales, donde el centro de la experiencia del ciudadano o empresario sea la información de la ciudad, por ejemplo, los desarrolladores inmobiliarios podrán saber los patrones de flujo de la gente para decidir sobre sus futuras inversiones en vivienda y áreas comerciales, los ciudadanos pueden planear su día en base a información de la disponibilidad de espacios de estacionamiento y mesas disponibles en restaurantes.

Este modelo de Ciudad Inteligente asegura sea una iniciativa auto sustentable, ofreciendo a los gobiernos acceso a nuevas fuentes de ingreso por medio de la venta del acceso a la información que se genera en la ciudad, y que los emprendedores desarrollen cada vez más, modelos de negocio enfocados a crear experiencias positivas en las personas y negocios.

VP de Dassault Systemes. Presidente del CLAUT Edo Mex y Consejero de FEMIA

 

Contacto:

Twitter: @GBV_001

LinkedIn: guntherbarajas

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Salud, pilar para reducir pobreza y desigualdad
Por

Hay que dar pasos firmes e inteligentes, dirigidos a lograr una atención digna, adecuada, en el momento preciso y univer...