Hace unos días amanecimos con la supuesta crítica del papa Francisco a la corrupción en México… un ejemplo de lo que pasa cuando se pierde el contexto.

 

Hace dos semanas tuve la oportunidad de dar una conferencia en el marco de la plataforma TEDxJuriquilla, y justo el tema de mi plática fue “Rompiendo el paradigma de la viralidad”, en donde justo hablaba de de que la revolución digital y la velocidad de la información nos están llevando a la locura de perder el contexto y depender solamente del titular del día o del meme con el que nos despertemos o el último que veamos antes de acostarnos a dormir.

Comentaba en mi plática que en mi investigación y ensayo llamado “Los efectos de la comunicación en la elección del 2006”, publicado por la Universidad de la Comunicación, había determinado que lo que tradicionalmente se conoce como opinión pública está dividido, a mi juicio, en dos diferentes partes: la primera que llamo la opinión publicada, en donde vive toda la información generada por el gobierno, las empresas y entes públicos, y que es lo que se publica en los medios de comunicación de masas, y una segunda, la verdadera opinión pública, que es lo que se comenta en casa, en restaurantes y con los amigos. En aquel tiempo empezaba el auge de las redes sociales y aún eran libres y ciudadanas.

PUBLICIDAD

Hoy, a 10 años, la opinión pública está desdibujada; sólo existe de manera fugaz en una rápida vista al celular, en compartir un meme en alguna red social. Esta actividad nos está alejando del contexto a una velocidad espectacular. Las personas se quedan con el titular, el meme y sobre eso comentan; la discusión es sobre el chiste y la broma; nadie tiene tiempo de checar el contexto, de ir a la información, de buscar y corroborar las fuentes, y así corre nuestra vida en una nata de memes, dichos de alguien más, comentarios de opinadores profesionales que no se liberan de sus líneas editoriales o de sus intereses personales, y entonces la opinión publicada absorbe todo, las noticias, las redes sociales, y dicta sobre la opinión pública en donde no queda nada. Cabe aclarar que las redes sociales ya no son tan libres; hoy, con los boots y la comercialización de influenciadores, ya tampoco es de fiar.

Hago la reflexión porque la semana pasada comenté sobre el tema de la corrupción, y hace unos días amanecimos con la supuesta crítica que hace el papa Francisco a la corrupción en México en un video publicado por Notimex. De entrada, me llamó la atención la interpretación que se le da por los opinadores y los medios, ya que todos se refieren a algo parecido a “el papa criticó al gobierno; a los políticos; México en guerra contra la corrupción; Papa publica radiografía de la lacra de la corrupción en México” y un largo etcétera, y por supuesto el tema se politiza. Me extrañó sobremanera el asunto. Primero, porque Notimex es la agencia informativa del gobierno, y dudo mucho que hubiera publicado algo que afecte a las autoridades; segundo, no creo al papa tan tonto para dar una declaración de esa magnitud antes de visitar un país, por lo tanto, y como un ejemplo de lo que pasa cuando se pierde el contexto, decidí buscar el video, informarme, investigar el contexto, y lo que me encontré es lo de siempre: declaraciones sacadas de contexto, frases solitarias que al ser publicadas generaron todo tipo de nuevos contextos, con intención obviamente específica.

Mi primera impresión fue: seguro yo vi otro video, por lo que seguí leyendo las notas en la prensa y en redes sociales. Pero no, sí vi el mismo video que dura seis minutos, lo vi completito y sí dijo lo que dijo, pero sin el contexto del resto del video, claro que puede ser usado en la opinión pública para crear un efecto de que el papa, que viene en visita de Estado y pastoral, está criticando a las autoridades.

Esto es típicamente como hoy estamos viviendo los flujos de información. Nuestra conversación está siendo orientada hoy por manos invisibles hasta en la redes sociales. La única forma es investigar por nosotros mismos e ir al contexto original. No queda de otra.

Por lo que corresponde al tema de corrupción, el mensaje del papa es muy simple: luchemos todos en contra de la corrupción. Y les dice a todos los mexicanos: “No por unos pesos más hagas cosas que están fuera de lo correcto…”, fórmula sencilla y que no sólo es en el contexto de una sola religión; es en el contexto de los valores humanos: no hagamos lo incorrecto.

Revisando el documento que maravillosamente realizó María Amparo Casar en el CIDE, “México: anatomía de la corrupción en México”, encontré una frase maravillosa de sor Juana Inés de la Cruz que sintetiza todo: “¿O cuál es más de culpar, aunque cualquiera mal haga: la que peca por la paga o el que paga por pecar?, para con esto dejar todo mi comentario en el terreno de la fe.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

YouTube: El Marco del Poder

Google+: Marco V. Herrera Berenguer

Blog: Marco V. Herrera / El Marco del Poder

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Abengoa México incumplirá con obligaciones de pago
Por

Abengoa no proporcionó detalles adicionales del monto de las obligaciones que dejará de pagar.