Estamos viendo muchas cosas que no pensamos que se fueran a dar tan rápidamente: Trump toma posesión e inicia con un gran dilema con los medios, su vocero ataca a los medios por una serie de informaciones que ellos consideran falsa y manipulada y muchos dicen que con esto se termina la buena relación y las tradiciones entre la Casa Blanca y los medios. Definitivamente este presidente americano va a dar mucho de qué hablar, no cabe duda. Pero deberíamos, en México, hacer lo que dice David Brooks, columnista del NYT, cuando menciona que él va a escribir sobre lo que haga Donald Trump, no sobre lo que diga y menos de lo que escriba en Twitter, y la razón es que él no se va a dejar manipular.

En México, por lo apasionados que somos, normalmente, a la primera y con la más ligera provocación, nos vamos de boca y luego, luego sobrereaccionamos, deberíamos aprender de Brooks y esperar a ver cuáles son las reacciones; ahorita Trump quiere quedar bien con sus electores y vamos a ver cómo, por una parte, va a estar ataque y ataque vía Twitter y ya demostró su vocero que es igual o peor, pero habrá que esperar no sólo las decisiones ejecutivas que firme, ya que de eso a que se hagan realidad también habrá una brecha, pero si está mostrando la línea que quiere seguir. Por lo pronto, y como respuesta, México ya habló con el primer ministro de Canadá para empezar a negociar juntos la posición del tratado del libre comercio y hasta el futuro del TPP, también ya pareciera que hasta hay fecha para la visita oficial, habrá que esperar, pero haciendo caso de lo que hace y no dice.

Desde la toma de posesión, me dio la impresión de que Trump va a ser como aquellos viejos dictadores de América Latina, que vociferaban ante los micrófonos y el pueblo, mentándole la madre a los Estados Unidos, esgrimiendo la bandera de la izquierda, pero en el fondo, firmaban los acuerdos derechistas para conseguir dinero y firmar lo que los americanos les pedían; Trump sonó igual, vociferando para el pueblo, pero aún falta que empiece a recibir información verdadera sobre lo que implican sus decisiones y dichos, habrá que esperar.

Por nuestra parte, como dijera la vieja frase priista en la época de los Salinas, “los demonios andan sueltos” y todos se pelean contra todos: renuncia Fidel Herrera, ex gobernador de Veracruz, al consulado de Barcelona y regresa para defenderse y hacer política interna, lo que nadie sabe qué significa, pero no suena nada bien. Para efectos del 2018, empiezan a salir los espontáneos, ya habíamos visto a Ivonne Ortega, pero hay tres nuevos en el panorama: Jorge Vergara, quien lanza una foto muy sugerente y con frases orientadas como cualquier candidato ciudadano; mientras que, en Michoacán, la corriente del PRD Foro Nuevo Sol, destapa a Silvano Aureoles como aspirante a la Presidencia para el 2018. Por lo visto todos los grupos de poder van a saturar de candidatos ciudadanos o de todos tipos para dividir y fragmentar el voto y con esto ya que se acerque la fecha es seguro que saquen a un candidato que trate de unir los votos en torno a una figura central que vuelva a juntar la voluntad ciudadana.

PUBLICIDAD

Lo malo es que todos estos candidatos van a criticar la situación actual del país, lo que no va a ayudar con las negociaciones con los americanos, en lo que entienden la magnitud del problema y la institucionalidad y los contrapesos van poniendo las cosas en su respectiva dimensión, mientras los golpes internos  de México y de los Estados Unidos van a estar pegando como pelota de ping pong, afectando la estabilidad de la relación, de la economía, de las negociaciones y del sistema político mexicano.

Tratemos de ver sólo lo que hacen ambos gobiernos, no hagamos caso a las olas de desinformación que están dirigidas a bombardear la confianza de los mexicanos para que nos sigamos peleando.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

YouTube: El Marco del Poder

Google+: Marco V. Herrera Berenguer

Blog: El Marco del Poder

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Por qué México no tiene un Silicon Valley
Por

En México no faltan los que estamos dispuestos a innovar y emprender un negocio, pero en ocasiones encontramos algunas t...