En Costa Rica hay entre 10,000 y 12,000 embarazos no deseados al año entre niñas y adolescentes, de acuerdo con el gobierno de Costa Rica. Soy Niña busca evitar que este número se incremente, así como poner fin al ciclo de pobreza en las niñas en situaciones vulnerables, debido a que muchas de ellas caen en esta problemática por embarazos no deseados.

“Un embarazo no deseado hace que se continúe con el ciclo de pobreza, por lo que buscamos terminar con esta situación mediante la iniciativa. Queremos que ellas tomen las riendas de su vida, por lo que le enseñamos habilidades para la vida como liderazgo, resolución de conflictos y manejo de emociones”, explica Araya a Forbes.

La idea de crear Soy Niña nació hace cinco años, luego de que su cofundadora, Ana Laura Araya, trabajara en una organización sobre la prevención del embarazo para niñas y adolescentes en Estados Unidos.

Tras desembarcar en Costa Rica, Araya se dio cuenta que faltaba una iniciativa que tuviera como objetivo la prevención del embarazo, debido a que América Latina es la segunda región del mundo que tiene altos niveles de embarazos en niñas.

Puedes leer:  Así fue el Foro Forbes Jaguares de Centroamérica en El Salvador

La directiva de Soy Niña tomó en cuenta lo aprendido en Estados Unidos, debido a que en este programa en específico imparten clubes semanales para niñas desde primer grado  hasta el último año de secundaria y en estos se trabaja en la autoestima de ellas para evitar embarazos no deseados.

Soy Niña tiene dos ejes que son Club Niña y talleres de concientización. Además, ambos proyectos tienen un impacto en alrededor de 100 niñas de zonas vulnerables.

Club Niña inició en febrero de este año y atiende a niñas que van en primero, segundo y tercer grado de primaria, por lo que ellas tienen entre 6 y 9 años. “Trabajamos en zonas de vulnerabilidad, ubicadas en la capital San José”, cuenta Araya.

En la parte de concientización, Soy Niña realiza foros y campañas para dar a conocer temas de género.

Sobre su forma de fondearse y alianzas con el gobierno costarricense, Araya cuenta que están en proceso de recibir el aval del Patronato Nacional de la Infancia en Costa Rica, que es la entidad protectora de los derechos de los niños, al tiempo comenta que tienen apoyo de la iniciátiva privada y de particulares.

Sobre las problemáticas de las niñas en Costa Rica y Centroamérica, se reflexionará en el próximo Foro Forbes de Mujeres Poderosas de Centroamérica en San José, Costa Rica, el próximo 28 de agosto. Puedes seguir su transmisión en www.forbes.com.mx

 

Siguientes artículos

Venezolanas embarazadas van a Brasil a dar a luz
Por

La llegada masiva de venezolanos ha sobrecargado los servicios sociales en el estado de Roraima y llevado a un increment...