Aún cuando la mayoría de los habitantes de la zona metropolitana se traslada en transporte publico o caminando y una pequeña porción en transporte privado, la inversión pública en la Ciudad de México privilegia a la infraestructura vial y la pavimentación.

En el Valle de México, 45% de su población se traslada en transporte el publico, 32% caminando y 21.1% en transporte privado, de acuerdo con cifras de 2017 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Sin embargo, en ese mismo año el plan de movilidad destinó 55.5% de los ingresos para infraestructura vial y pavimentación.

En contraparte, se destinó 24% para transporte público, 11.5% para infraestructura peatonal, 7.5% para espacio público y 1.5% para infraestructura ciclista, detalló el estudio preliminar “Invertir para Movernos 2018” del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP México), al cual Forbes México tuvo acceso.

La ineficacia viaja en metro… y autobús

Esta situación provoca que los habitantes de esta zona metropolitana pierdan en promedio 219 horas en el transporte publico al año, lo cual se traduce en un costo perdida que puede ir el 1.7% a 4.7% del Producto Interno Bruto (PIB) que genera esa área, subrayó Isaac Medina Martínez de ITDP México.

Abundó que a pesar de los estándares internacionales, que refieren el tiempo estimado de transporte en 30 minutos, datos del INEGI refirieron que los usuarios del metro en la Ciudad de México destinan entre una hora y hora con 30 minutos en ello, así como 1 hora con 10 minutos en microbuses o colectivos, aproximadamente.

La desigualdad en materia de movilidad se observa en el “patrón espacial claro entre el centro y la periferia urbana”, donde la mayoría de “los viajes en transporte público inician entre las 4 y las 7 de la mañana en distritos localizados en las periferias de menos recursos”, mientras entre las 4 y 9 de la noche se revierte el patrón, explicó el Plan Estratégico de Movilidad de la CDMX 2019.

Políticas públicas suficientes

Las políticas públicas deben mejorar las condiciones y tiempo en el que se traslada la gente de la urbe, así como desincentivar el uso del automóvil o descentralizar los centros de trabajo y educativos, explicó Medina Martínez.

Indicó también la necesidad de que las ciclovías estén conectadas, del crecimiento de la infraestructura ciclista, así como la seguridad para los usuarios de este medio de transporte, ya que “al incrementar el número de ciclistas también se deben aumentar la seguridad para ellos”.

En cuanto a la desigualdad económica que existe entre los habitantes de la periferia que se traslada habitualmente a la Ciudad de México, el experto sugirió la creación de una agencia metropolitana de transporte, la cual sería fundamental para coordinar trabajos entre el gobierno capitalino y del Estado de México en materia de transporte.

Subrayó que este organismo podría realizar estudios para brindar subsidios focalizados a grupos económicos vulnerables para brindarles una tarifa más baja en el transporte o en los subsecuentes, si es que toman más de uno para llegar a su destino.

También lee: Transporte público ineficiente en CDMX, el reto de Sheinbaum: funcionario

 

 

Siguientes artículos

pobreza-cdmx
CDMX, donde hay más inversión y 5 de cada 10 habitantes son pobres
Por

A pesar de que la CDMX fue la que más empleos generó, 5 de cada 10 que viven en ella son pobres.