Philip Morris International (PMI), dueña de las marcas Marlboro y Chesterfield, tiene el plan de dejar la producción de cigarros en el mundo y comercializar sólo productos libres de humo, sin embargo, la tabacalera se enfrenta a un problema en México: la actual Ley General para el Control del Tabaco todavía no lo permite.

Mientras que en el territorio estadounidense, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ya autorizó la venta de IQOS, el sistema de tabaco calentado eléctricamente de PMI, en México la compañía se encuentra en pláticas con las autoridades correspondientes para vender sus productos libres de humo.

Al respecto, Philip Morris opina que la actual prohibición para vender productos libres de humo no es sostenible, debido a que hay un mercado creciente y un interés de los consumidores  por acceder a información veraz y opciones de menor impacto a la salud.

“Una actualización de la ley tendrá que ser integral para que todas estas nuevas opciones estén reguladas y se asegure vigilancia y control desde la manufactura hasta la comercialización”, manifestó la compañía en una consulta escrita.

TE RECOMENDAMOS: Dueña de Marlboro, en pláticas con Cofepris para vender productos libres de humo

En su artículo 16 (fracción sexta), la Ley General para el Control del Tabaco en territorio mexicano sólo reconoce y acepta como producto del tabaco a los cigarrillos. Todo lo demás (marca, diseño y señal auditiva) está prohibido para su venta, distribución, exhibición, promoción y producción.

La ley indica que se prohíbe: comerciar, vender, distribuir, exhibir, promocionar o producir cualquier objeto que no sea un producto del tabaco, que contenga alguno de los elementos de la marca o cualquier tipo de diseño o señal auditiva que lo identifique con productos del tabaco.

La ley “se aprobó en el 2008 y desde entonces no ha tenido ninguna modificación. En ese entonces no había alternativas sin humo, razón por la cual, actualmente no cuentan con un marco regulatorio claro”, añadió PMI.

En la legislación se define al producto del tabaco como: cualquier sustancia o bien manufacturado, preparado total o en parte, utilizando como materia prima hojas de tabaco y destinado a ser fumado, chupado, mascado o utilizado como rapé.

“La regulación ideal deberá encontrar un balance entre: promover la transición de los fumadores adultos que de otra manera seguirán fumando hacia productos sin humo y proteger a los menores de edad y no fumadores, debido a que, si bien son mejores opciones para los fumadores adultos, no son productos para no fumadores ni para menores de edad porque no son libres de riesgo”, de acuerdo con Philip Morris.

Dejar la producción de cigarros es un plan a largo plazo en el que trabajan más de 350 científicos de PMI en Suiza y donde se han invertido alrededor de 5,000 millones de dólares (mdd) en 10 años, tanto para la elaboración de los nuevos productos, como para la investigación y reconversión de plantas dedicadas a la fabricación de cigarros tradicionales.

La compañía cuenta con 44 plantas en el mundo, una de ellas está en Zapopan, Jalisco, en México, la cual es la más importante en Latinoamérica y la número 15 en el mundo.

TE PUEDE INTERESAR:

EU autoriza a dueña de Marlboro vender su nuevo ‘cigarro electrónico’

 

Siguientes artículos

Seis claves para ser una organización inclusiva
Por

Los líderes empresariales saben que tener una cultura diversa e inclusiva es fundamental para el desempeño de las organi...