El mundo racional en el emprendimiento.

La razón te servirá para muchas cosas en el mundo del emprendimiento, pero no, si las mismas detienen tu actuar.

Si eres de los demasiados precavidos para todo, cuidado, la razón podría ser tu peor enemigo.

El gran problema de muchos emprendedores es que no siempre salen al ruedo. La principal causa casi siempre está dada por las razones que transforman en excusas.

PUBLICIDAD

Recuerda que el emprendimiento lo disfrutan más los locos, los arriesgados y los apostadores. Aquellos que deciden que vale la pena invertir para ganar.

Dicen por ahí que el emprendimiento se hizo para los valientes, para aquellos que se rehúsan a tener resultados mediocres, y por lo tanto estas son personas que no oyen demasiadas razones para no hacerlo, ni externa, ni internamente.

La mente propone el enfoque que se tendrá en el emprendimiento. Por ello recuerda que manejar los pesos a favor es brindar la oportunidad de cambio. En la medida que esta crezca en fondo y forma, abriremos los espacios de la posibilidad y se actuará en consecuencia.

No conozco a nadie que salga de su zona de confort sin correr riesgos. Y es aquí donde la mente y la razón pueden jugarnos en contra.

Velo en la cotidianeidad, generalmente las personas tendrán muchos referentes de quienes lo intentaron y no lo lograron, y sólo algunos referentes de quienes sí lo lograron, y eso actúa en su mundo, en el mundo de su fundamentación y creencia.

El consejo de los demás, será directamente proporcional seguridades o inseguridades, inclusive temores.

Pero recuerda de donde viene el buen apoyo o el consejo de abandonarlo todo por el empleo seguro: Viene de aquellos que habitan en un mundo donde los empleados sobran y los emprendedores faltan.

Por ello te digo que escuches siempre, a quienes crean que es posible, a quienes te abren la puerta para ir más allá; a los que creen que existen los valientes.

El mundo racional en el emprendimiento sólo servirá a la hora de hacer mejores estrategias, aterrizar al individuo y ayudarle en temas ejecutorios, pero no más.

El mundo emocional del emprendimiento

Si queremos verdaderamente crecer y ser efectivos en el mundo del emprendimiento debemos reconocer los dos factores involucrados en el balance de que detona las posibilidades.

Encontramos pues por una parte el deseo (habitante del mundo emocional) y por otra la excusa (habitante del mundo racional) la primera alienta, la segunda frena.

Tenemos pues que alimentar al deseo brindándole cualquier cantidad de sustentos, que nos permitan hacer que engorde.

Porque el mundo racional del emprendedor, no es el principal mundo al que se tendrá que enfrentar para conseguir éxito. Será el mundo emocional el que lo lleve hasta esos linderos.

Si algo se debe alimentar en el mundo del emprendimiento y los negocios, son las emociones. Ya que estas fungen como detonador interno de la grandeza en los individuos.

Seguro estoy que entre la pregunta de ¿Empezar ya mi emprendimiento o no hacerlo? habrá siempre mucho peso en la razón. Pero es la misma pregunta la que puede jugar en nuestra contra.

Quitarle peso es quizá lo más inteligente que podemos hacer para empoderarnos para ello la pregunta clave sería: ¿Qué pasaría si no emprendiéramos? ¿Cómo sería nuestro mundo? ¿Cuánto es lo más que ganaríamos como empleados? ¿De qué nos perderíamos si no lo hiciéramos?

Este tipo de preguntas te podrán dar factores a favor de tu emprendimiento, razones que pudieran empoderarte en lugar de razones-excusas que procurarían detenerte.

Sabemos que el ser humano no está acostumbrado a procurarse un ambiente propicio para el crecimiento, pues busca por principio permanecer en “lugares y circunstancias “seguras” pues son estas mismas las que nos crean un aparente sentimiento de tranquilidad.

Si tú eres un nuevo emprendedor checa cuales son las razones que te empoderan para ir hacia adelante y cuáles son las que te debilitan.

Te voy a dar un tip. Elige siempre las que te empoderen. Decide pues sobre tus propias creencias y pásales un filtro a las mismas.

Un viejo sabio decía:

“Debemos de dejar de temer, el espacio en el cauce será vuelto a llenar por el agua abundante”

Cuida las historias que te cuentas como emprendedor, y cuida que tus razones no se transformen en excusas o condicionamientos para no accionar, si consigues esto tendrás varios pasos ganados en el mundo del emprendimiento.

 

Contacto:

Correo: [email protected] / [email protected]

Twitter: @coachalexmeza

Facebook: ImpulsoHumanoMexico

Página web: Impulso Coaching

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La felicidad como motor de productividad
Por

Las empresas en toda América Latina deben comenzar a invertir en la inteligencia emocional de sus empleados, para alcanz...