El futuro del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) comienza a definirse a partir de hoy.

El proyecto que se construye en lo que era el lago de Texcoco enfrentó una oposición inicial de parte de Andrés Manuel López Obrador en su campaña electoral, lo que le valió críticas de integrantes del sector empresarial, entre ellos el propio Carlos Slim –cuyas empresas participan en la obra–.

El hoy presidente electo se movió en su postura y prometió no suspender la construcción, al menos no por decisión suya, por lo que consultará a la ciudadanía para determinar qué hacer con el proyecto.

De entrada, López Obrador pidió a su equipo encargado del sector de comunicaciones, encabezado por Javier Jiménez Espriú, elaborar un dictamen sobre la conveniencia del NAIM en aspectos técnicos, presupuestales y ambientales, entre otros.

PUBLICIDAD

Este documento será entregado este miércoles y, a petición del mandatario electo, tres asociaciones de ingenieros mexicanos lo revisarán por un mes, tras el cual emitirán sus opiniones al respecto.

Lee también: AMLO pide a ingenieros su opinión sobre el Nuevo Aeropuerto

Con estos elementos en la mesa, el presidente electo busca que a mediados de septiembre inicie un periodo de debate, con la realización de foros, para que los mexicanos escuchen argumentos a favor y en contra del proyecto aeroportuario.

En octubre se realizará la consulta y López Obrador ha adelantado que se elegirá una de tres opciones:

  1. Continuar la construcción y funcionamiento del NAIM en Texcoco.
  2. Concesionar a la iniciativa privada el proyecto para que siga en su actual ubicación.
  3. Frenar la obra y en su lugar, edificar una terminal en el aeropuerto militar de Santa Lucía.

De momento no se ha establecido cómo se hará la consulta; el Instituto Nacional Electoral (INE) dijo le era imposible legalmente realizar una consulta formal.

Tras ello, el próximo titular del Ejecutivo ha mencionado que podrían instalarse mesas de votación en plazas públicas del país o que podría encargarse una encuesta.

En ambos casos, faltan detalles de los métodos, pero López Obrador ha resuelto que la consulta será vinculatoria y acatará la opción que obtenga la mayoría.

“Para no equivocarnos, lo mejor es preguntar”, sostiene el presidente electo.

 

Siguientes artículos

Un ejército de hormigas en pantalones y faldas
Por

Todo sistema quiere sanarse y tiene la capacidad para hacerlo. La mejor manera de ayudarlo es removiendo emociones y pro...