Frente a los problemas locales que vive nuestro país y que se están convirtiendo en una distracción del futuro, es fundamental que elevemos la mirada hacia alternativas que son determinantes para logar un bienestar compartido y, sobre todo, estabilidad social. Por ello, hay que revisar lo que sería una sociedad dentro de la quinta generación tecnológica.

Indudablemente, el siglo XXI pasará a la historia como la época en la que los avances tecnológicos de la llamada Cuarta Revolución Industrial han modificado todos los ámbitos de nuestras vidas. El mundo está tan hiperconectado, que no es sorpresa que algunos Estados hayan empezado una guerra por controlar la red 5G, pues ésta les dará una enorme ventaja competitiva sobre los demás.

Esta infraestructura no sólo implica que nos conectaremos a una velocidad 100 veces más rápida de la que conocemos ahora, sino también que habrá mayor seguridad, fiabilidad, con una mayor cantidad de usuarios y dispositivos conectados al mismo tiempo. Se trata de que por fin se amplíe el uso del llamado Internet de las Cosas (IoT) para que todo a nuestro alrededor esté automatizado y digitalizado. Además, se potencializará el desarrollo de otras tecnologías, como la realidad aumentada y la realidad virtual.

Por cierto, esta disrupción desencadenará una revolución tecnológica, económica y social en la próxima década, pues supone la creación de espacios inteligentes y el desarrollo de Inteligencia Artificial para que puedan realizar procesos similares a los que ejecuta el pensamiento humano.

Así, la sociedad del futuro cercano se beneficiará de dispositivos con conectividad permanente, como los automóviles con navegador automático, los procedimientos quirúrgicos con robots de manera remota, las ciudades inteligentes que recopilan información en tiempo real sobre el tráfico o el clima, y las casas completamente automatizadas.

Pero la economía no sólo se volverá más digitalizada, sino que las industrias estarán adoptando de manera intensiva la Inteligencia Artificial y las capacidades de los robots en los procesos productivos.

Se espera que China, Japón, Estados Unidos y Corea del Sur sean los principales candidatos para la implementación comercial de la 5G: para 2025, 59% del total de líneas en Corea del Sur serán 5G, mientras que, en Japón, ese porcentaje será de 48%, y de 49% en Estados Unidos. América Latina, junto con el norte de África y Medio Oriente, está entre las últimas regiones donde se efectuará este cambio, debido a la falta de la infraestructura.

México será el primer país de la región en tener avances en esta nueva tecnología; sin embargo, el gobierno tiene que invertir en el desarrollo de la red de fibra óptica que requieren estos avances tecnológicos. También será necesario estandarizar los marcos legales y abrir el campo a licitaciones del espectro radioeléctrico nacional, que es por donde viaja la información.

Pero, debido a nuestra dependencia tecnológica, no podemos acceder a estos recursos. México no realiza suficiente investigación en innovación de tecnología, por lo que debemos esperar a que otros países la desarrollen para, posteriormente, adaptarla a nuestro contexto nacional.

Por eso, es probable que, en nuestro país, la 5G comience a llegar hasta 2025, pues hoy en día todavía son escasos los dispositivos que podrían soportar este tipo de red, aunado al problema de que aún no hay una cobertura, a nivel nacional, de internet de quinta generación. En este sentido, otro reto importante será romper con la brecha digital que existe en el país, pues muchas personas no cuentan con servicios digitales por falta de dinero, por lo que se debe buscar reducir los precios para hacerlos más accesibles.

Utilizar la tecnología de la red 5G ofrece amplias posibilidades, tanto para el beneficio individual de los mexicanos, como para alcanzar mejores condiciones para el país en materia de competitividad. Sin duda, fomentar la conectividad para que cada vez más personas se acerquen a esta tecnología, hará que México tenga un futuro prometedor.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Cómo identificar intentos de fraude en créditos
Por

Para ser exitosos en otorgamiento de crédito se necesita información confiable para tomar las mejores decisiones a tiemp...