Algunas personas no mueven los párpados antes de derramar miles en productos callejeros de culto. Años atrás uno de los productos en cuestión era el shahtoosh, un chal cosido y manufacturado con los pelos de un antílope tibetano raro.

Según Elle Decor, el shahtoosh, que ayudó a iniciar la industria de la pashmina, es altamente ilegal y está proliferando por internet.

Las pashminas, que originalmente se hicieron con el vellón de las cabras tibetanas de montaña, fueron frecuentemente vestidas por mujeres como un símbolo de estatus en los años 90.

Si bien las pashminas originales solían ser caras, se podía encontrar una barata luego de que la moda desapareciera.

Al igual que las pashminas, el shahtoosh también proviene del Himalaya, se fabrica con el pelo de ‘chiru’, majestuosos antílopes indígenas de la meseta tibetana en China, en lugar de lana.

Lamentablemente, estos animales fueron nombrados especies en peligro de extinción en 1975, por lo que el shahtoosh está prohibido en todo el mundo, pero ahora parecen estar apareciendo vía online.

La escasez de los chales los hizo más codiciados, e incluso se exhibieron en revistas como Harper’s Bazaar y minoristas en la avenida Madison de Nueva York en 1998.

Cuando el shahtoosh todavía se exhibía audazmente, una bufanda podría costar hasta 15,000 dólares, sin embargo, las agencias gubernamentales de todo el mundo finalmente tomaron medidas drásticas contra las importaciones de este tejido.

En los Estados Unidos, puedes enfrentar una sentencia de cinco años en una prisión federal y recibir una multa de seis cifras por importar a sabiendas el shahtoosh, sólo para estar advertidos.

Lee también: La OCDE propone imponer impuestos a grandes empresas de tecnología

 

Siguientes artículos

Van-Gogh-Alive
Así se ve la expo Van Gogh Alive que vendrá a México en 2020
Por

La exposición Van Gogh Alive estará en México el próximo año. El recorrido ofrecerá una experiencia multisensorial y ale...