Por Alma Solís

El salario que percibe un hombre y una mujer por el mismo trabajo no es igual, y ONU Mujeres ha identificado tres categorías que explican esta situación: techos de cristal,  escaleras rotas y fangos pegajosos.

“El término techo de crista se refiere a las mujeres que ya tienen muchas veces una licenciatura, que están en el mercado laboral, que están bien pagadas, pero que no pueden seguir adelante”, comentó a Forbes Luiza Carvalho, directora regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe.

En cuanto a las “escaleras rotas”, se refiere a las mujeres que están tratando de subir, ir un poco más allá, y pasa algo y revierten su vida. Respecto a los “pisos pegajosos”, son situaciones en que las mujeres no logran salir de un mismo sitio. Esto, debido a situaciones como la poca escolaridad o un embarazo precoz, lo que rompe su trayectoria en el mercado laboral.

PUBLICIDAD

Esta brecha en América Latina y el Caribe puede estar entre un 26 a 27% por encima de regiones como Europa, en la cual es de 17%.

Esta situación va acompañada de poca participación de mujeres en las áreas directivas de las empresas o en los cargo de alto nivel de las organizaciones, y lo que es peor, mientras más alto escala una mujer, la diferencia salarial se hace mayor.

“Cuando las empresas grandes empiezan a revelar cuánto perciben los hombre en relación a las mujeres, se observa una distancia muy grande”, dijo la representante de ONU Mujeres.

Otro punto es que las estadísticas solo miden los trabajos formales, porque es la información con la que se cuenta; sin embargo, también sucede en las actividades informales.

“Lo que nos preocupa mucho son todas las otras profesiones que son del alto empleo y las personas en el sector informal”, dijo Carvalho.

Puedes leer también: 10 mujeres luchan por rescatar a la Ciudad de México del cambio climático.

La representante de la ONU se encontraba en Panamá en la conferencia regional sobre Igualdad Salarial, con representantes de otros países de la región. Ahí, el país canalero oficializó su  adhesión a la Coalición Global de Igualdad Salarial, asociación estratégica para apoyar a los Estados Miembros a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, sobre igualdad de remuneración para el logro de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

En cuanto a Panamá, la diferencia entre las remuneraciones de hombres y mujeres es de 30%, un porcentaje promedio por encima de la región.

Son varios los factores que acompañan estos resultados en Panamá y la región; el primero es que los hombres están expuesto a situaciones de pago en mejores condiciones y a mejores puestos de trabajo. A las mujeres se les clasifica en trabajos considerados feministas.

También en temas de formación. “La familia sobrecarga a las niñas con trabajo domésticos y a los hombres los manda a jugar a la calle. Esto crea dos roles: la niña a la casa, a la asociación familiar, y los hombre al púbico, a la interacción social, a desarrollo de habilidades físicas”, dijo Carvalho.

Sobre las posibles acciones para revertir esta situación, está el rol que tiene el Estado para implementar políticas que vayan rompiendo con estos procesos.

ONU Mujeres aboga a que el hombre tenga mayor participación en temas de crianza; un ejemplo, son las licencias de paternidad y otro es lograr que la edad escolar empiece temprano, a los cuatro años.

Los estudios indican que las mujeres salen del mercado laborar para dedicarse a las labores de cuido al menos por cinco años, y cuando regresan ya los hombres de esa misma edad han avanzado.

Roberto Martínez, jefe del Centro de la OCDE para América Latina, comentó que desde la perspectiva de su organización, hay un tope de crecimiento de las economías, y se estacan por la falta de participación de las mujeres en la fuerza laborar y la falta de igualdad en las remuneraciones.

Puedes leer también: De este tamaño es la brecha de género en las carreras STEM

 

Siguientes artículos

Escandinavia ofrece las mejores condiciones para las mujeres
Por

Servicios públicos, inclusión, mejores oportunidades… son algunos de los factores por los que los países del norte de Eu...