El congreso de Estados Unidos de Norteamérica está empezando a rascar la forma en la que las compañías de Tecnología están haciendo negocios. Lo que está pasando es que el Congreso quiere entender todo. Con todo me refiero que quieren saber desde cómo los algoritmos filtran y distribuyen información detrás de la pantalla, a cómo las plataformas manejan los datos de sus clientes, e incluso la forma en la que grupos extremistas distribuyen su contenido e ideas de forma orgánica a través de las redes sociales.

Un subcomité enfocado en tecnología y protección del consumidor de la Cámara de EU. estará averiguando más sobre la recolección de datos y de cómo es que las compañías toman decisiones sobre el contenido que los consumidores verán en línea, o al menos de cómo programan o pre programan a los algoritmos que toman esa decisión. Básicamente se trata del valor o peso que le dan a cada factor (tiempo, contenido, formato, círculo social, etc.) para colocar un anuncio, o contenido orgánico en la pantalla de un usuario. Entre los participantes en las conversaciones de este comité estarán conocidas personas escépticas de la tecnología o que mantienen un ojo muy cercano sobre las compañías de tecnología, como lo son Laura Moy y Frank Pasquale.

El subcomité busca resaltar la forma en la que las compañías de tecnología y las plataformas basadas en Internet utilizan la información (data) de sus usuarios americanos y filtran información. En la medida de que esto se vaya develando otros países están interesados en hacer algo similar de analizar a las plataformas internacionales y cómo influyen en sus ciudadanos. Entre estos países el más claro en hacerlo es Brasil, que se está aprontando para atajar las noticias falsas antes de sus elecciones el próximo año (algo que sería hermoso que México copiara). Si Estados Unidos de Norteamérica logra avanzar en estas audiencias, será común que veamos temas similares en los países en donde la penetración de redes sociales es alta, eso básicamente es toda América Latina.

Lo que sigue es que otros comités, como el de comercio, empiecen a indagar sobre el uso de redes sociales por parte de grupos extremistas. También hay senadores de ambas bancadas de EU que quieren escuchar la explicación de Uber sobre el rescate de 100,000 dólares que pagaron por la información de clientes y operadores, tomada de sus servidores. Me gustaría saber qué se prepara en América Latina para atender estos temas, pero aquí la agenda no es tan pública y los votos no van tan asociados a temas “abstractos” como las palabras algoritmos, contenido orgánico, hackers, “data breach”, etc.

PUBLICIDAD

Mientras ¡a prepararnos para el relajo que se viene en las elecciones 2018! Noticias falsas, anuncios en redes sociales de intereses de terceros (incluyendo gobiernos internacionales) y rumores sin fuente ni cita. Eso si las empresas estarán listas para tener los algoritmos preparados para dar lo más de sí, a la hora de colocar anuncios o viralizar un video.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ricardoblanco

G+: ricardoblanco

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Hansheng Tan
‘El verdadero potencial de los teléfonos Huawei aún no se ha visto’
Por

Con la llegada del Mate 10, que incorpora Inteligencia Artificial en su chip, se abre una era para la compañía de tecnol...