México es un mercado fructífero para las marcas de pizzas y para muestra una “rebanada” del mercado: un estudio de la firma UBM reveló que los mexicanos comemos 120 millones de pizzas al año.

Este dato es uno de los incentivos que motivó a Little Caesars Pizza a aumentar 25% su inversión en el país y crear 2,000 nuevos trabajos en 2018, cuenta en entrevista el CEO de la firma en México, Andrés de Robina.

El éxito de la marca en México y otros países donde opera se debe, asegura el ejecutivo, a que tiene un modelo que él mismo califica que “disruptor”, ya que todas las pizzerías de la marca tienen productos de calidad y precios competitivos.

El CEO explica que los tres pilares de la marca son la conveniencia, ya que se busca dar al consumidor un producto de forma sencilla; los productos frescos, debido a que nada se prepara con insumos congelados, y finalmente, el precio.

PUBLICIDAD

“El consumidor puede entrar a una de nuestras tiendas e inmediatamente tener la pizza lista, por lo que el producto se convierte en algo que el consumidor no ha recibido, ya que está acostumbrado a otro modelo que es la entrega vía domicilio”, expone De Robina.

El directivo considera que el precio competitivo no es el único diferenciador de la marca respecto a la competencia, debido a que una pizza en Little Caesars está al momento, mientras que en otros tienes que esperar por lo menos 30 minutos.

De Robina señala que, mediante el volumen que se genera de pizzas, se puede asegurar al consumidor un buen precio.

“La empresa comprende que debe tener puntos de venta cerca de áreas de trabajo, zonas habitacionales y de las grandes avenidas, debido a que ahí es donde la gente se junta para convivir”, explica el ejecutivo.

El CEO comenta que la marca conoce a los consumidores mexicanos debido a que saben a qué hora llegarán por el producto, pues tienen algoritmos que les permiten aprovechar su servicio Hot and Ready.

Un estudio hecho por la firma Gartner reveló que las empresas invirtieron 2.5 millones de dólares al minuto durante 2016 en el Internet de las Cosas (IoT) en todo el mundo, ya que las compañías desean cada vez más cantidad de datos que permitan saber más sobre los que necesita el consumidor.

Estas estrategias hacen prever al ejecutivo que 2018 será un año prometedor para la marca, debido a que el número adicional de ventas de pizzas podría ser de 13 millones; además se encuentra en países como Panamá, Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica, República Dominicana, Jamaica y Puerto Rico.

Puedes leer:  Ensenada Beer Fest, solo para amantes de la cerveza artesanal

 

Tras los pasos de Domino’s

Little Caesars Pizza llegó a México hace 12 años al estado de Chihuahua, iniciando una expansión por todo el norte del país, para después llegar a estados como Quintana Roo y Yucatán. Finalmente, en 2006, comenzó su invasión en la capital mexicana.

Dentro de la categoría “Entrega a domicilio-comida para llevar”, Little Caesars se encuentra en la segunda posición del mercado en México con 11%, sólo por debajo de Domino’s Pizza, que tiene 33%, según muestran datos de Euromonitor International.

Hasta 2017, el número de pizzerías en el país era 3,199, con un valor de mercado de 582 mdd, de acuerdo con datos proporcionados por dicho proveedor de investigación de mercado.

Andrés de Robina señala que el número de establecimientos se triplicó en los últimos cuatro años; no obstante, no especificó el total de tiendas en el país, por un tema, dijo, de confidencialidad.

Una buena noticia para la marca es que se espera que el mercado de pizzas en México siga creciendo y tenga un valor de 666.4 mdd en 2021, de acuerdo con estimaciones de Euromonitor.

El ejecutivo de Little Caesars reconoce que la marca se enfrentará a retos como el disminuir el costo para aumentar el número de consumidores, así como a la paridad cambiaria y a las elecciones presidenciales y locales que habrá en diferentes países.

“Las elecciones son oportunidad en donde debemos cuidar cada variable que conlleva esto, como el caso reciente en Honduras, por las elecciones (presidenciales) que dieron origen a disturbios y se tuvo que ver la manera de operar para poder llevar el producto al consumidor”, finaliza.