El presidente electo Andrés Manuel López Obrador reiteró que se respetará el deseo de la ciudadanía, expresado a través de la consulta hecha en los cuatro días pasados, y se cancelará el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco.

En contraposición, añadió, se procederá a la construcción de dos pistas y una terminal civil en la base aérea militar de Santa Lucía, así como a la modernización de los aeropuertos en Ciudad de México y Toluca.

Con esta decisión, el gobierno federal se va a ahorrar 100,000 millones de pesos, aseguró.

Tal como lo ha mencionado en el pasado, el mandatario electo dijo que los empresarios e inversionistas del NAIM deben estar tranquilos pues se respetarán los contratos que tienen e incluso se buscará un acuerdo para que éstos se trasladen a Santa Lucía.

“Hay la posibilidad de que sigan con los contratos haciendo la obra en Santa Lucía, el mismo volumen de obra o llegar a un arreglo y en todo caso se va a actuar, repito, con apego a la legalidad”, indicó.

López Obrador encargó a Javier Jiménez Espriú, su propuesta para ser secretario de Comunicaciones y Transportes, el diálogo con los contratistas, aunque él también los buscaría si es necesario.

En este sentido, quien será jefe del Ejecutivo a partir del 1 de diciembre señaló que los constructores del NAIM siempre han mostrado sus disposición a cooperar y a que se logre un entendimiento; asimismo, dijo no tener información de que alguno de ellos tenga “actitudes contrarias” a lo que decidió la ciudadanía con la consulta.

“Los empresarios involucrados en el proyecto de Texcoco han actuado con responsabilidad”, destacó. “No ha habido una oposición a lo que nosotros representamos, al gobierno electo, ni al procedimiento de consulta; desde luego hay libertad y han habido observaciones”.

Cuestionado sobre alguna denuncia o proceso legal contra la decisión de frenar el NAIM, el presidente electo descartó que vaya a haber alguna, pues los contratistas no lo han manifestado así, pero reconoció que si lo hacen, están en su derecho.


Nuevo sistema aeroportuario, en 3 años

López Obrador insistió en que es totalmente viable la operación conjunta de Santa Lucía y el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y reveló que tras un pedido de él, fue el gobierno de Francia el que recomendó a la empresa NavBlue, la cual elaboró el dictamen que avaló lo anterior.

El presidente electo indicó que en tres años se resolverá el problema de saturación del actual aeropuerto capitalino con la conformación de un sistema aeroportuario.

En ese tiempo, ofreció, estarán terminadas las dos pistas en Santa Lucía, un carril confinado para comunicar esta nuevo aeropuerto con el AICM, la renovación de éste y de la terminal de Toluca, así como el tren que se construye para comunicar la Ciudad de México y la capital mexiquense.

“En tres años vamos a tener operando tres aeropuertos, ese es mi compromiso”, mencionó.

Según Jiménez Espriú, el nuevo sistema aeroportuario permitirá mover entre 60 y 70 millones de pasajeros al año. Aunado a esto, el próximo titular de la SCT ofreció construir la terminal de Santa Lucía con absoluta transparencia y de forma eficiente, responsable y honesta.

Por otra lado, tras calificar la decisión que tomaron los ciudadanos en la consulta de racional, democrática y eficaz, el mandatario electo dijo que la conservación de la zona lacustre de Texcoco es un triunfo para el movimiento ambientalista y adelantó que en la zona se buscará crear un gran centro ecológico y deportivo con la participación de los gobiernos de la capital del país, del Estado de México y del federal.

Para ello, Jiménez Espriú también se reunión con organizaciones y especialistas para definir el aprovechamiento del espacio donde hoy están las obras en Texcoco.

En su mensaje, realizado en el Hotel Four Points by Sheraton, en la colonia Roma, López Obrador agradeció a todos los que participaron en la consulta, y reiteró que las inversiones de los empresarios están garantizadas y podrán hacer el mismo volumen de obra en la nueva terminal.

‘Se van a tranquilizar las cosas’

Al inicio de sesión de los mercados este lunes, el peso y la bolsa mexicana registraban fuertes caídas. La moneda cotizaba en 19.639 por dólar, con un pérdida de 1.43%, o 27.60 centavos, frente a los 19.354 del precio de referencia de Reuters del viernes; mientras que la BMV inició la jornada con un tropiezo mayor de 0.90%.

Pese a ello, López Obrador descartó que los mercados financieros vayan a ser afectados por la decisión sobre el nuevo aeropuerto.

“Una vez que se les informe (a los contratistas), se van a tranquilizar las cosas”, expresó; “hay que esperarnos, no hay nada que temer”.

A tono con los postulados de su campaña electoral, el hoy presidente electo indicó que con su administración habrá una frontera entre el poder político y el económico, ya que el gobierno será para todos y sólo no para un grupo.

“Siempre va a prevalecer el interés general, el beneficio de la nación, les guste o no les guste”, expresó.

“Imagínense, el estado de derecho supeditado a los mercados financieros, ¿quién manda? ¿no es eso la democracia?”, cuestionó.

Te puede interesar: 

Vocero de AMLO descarta golpe económico por victoria de Santa Lucía

 

Siguientes artículos

Vocero de AMLO descarta golpe económico por victoria de Santa Lucía
Por

Jesús Ramírez insistió en que a los líderes empresariales se les han garantizado las inversiones y por tanto no perderán...