Hace algunos días paseaba con mi familia por el Museo de la Bolsa Mexicana de Valores (MUBO); es un espacio fantástico con información de la historia del mercado de valores nacional desde sus inicios hasta la actualidad y en donde se pueden encontrar curiosidades interesantes, entre ellas, una colección de bonos emitidos por empresas de principios del siglo pasado (principalmente mineras y petroleras). Eran tiempos en donde comprar bonos era una actividad restringida a grandes capitales y a personas con un amplio conocimiento. 

La emisión de deuda o bonos ha sido una palanca del crecimiento a lo largo de la historia, tanto para el emisor que necesita capitalizarse y también para el inversionista que busca canalizar sus ahorros. Recientemente la compra de bonos, pero en este caso emitidos por el Gobierno Federal, ha tenido un revulsivo de la mano de la plataforma digital CETES Directo; este vehículo de inversión ha sido una audaz apuesta de Nacional Financiera con una gran aceptación: más de dos millones de mexicanos ya invierten su dinero ahí. 

La sencillez de la plataforma y el monto accesible para invertir (la cuenta se puede abrir con 100 pesos) le ha abierto la puerta a pequeños y medianos inversionistas; aunque los CETES también pueden comprarse a través de casas de bolsa autorizadas y reguladas en México,  lo recomendable que el inversor compare varias opciones antes de elegir.

Utilicemos este espacio para aprender un poco sobre los CETES y cómo podemos utilizarlos para hacer crecer nuestro patrimonio.

Los CETES son la abreviatura de Certificados de la Tesorería. Son títulos que emite la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para financiar al Gobierno Federal, el Banco de México es quien realiza la colocación entre el público inversionista. Fueron creados por Banxico en 1978, aunque previamente existió en 1975 la promulgación de la Ley Reglamentaria del Mercado de Valores que sirvió como cimiento para el desarrollo del mercado de bonos nacional. 

Conoce más aquí: ¿Por qué dicen que invertir en Cetesdirecto es fácil y seguro? Te explicamos a detalle

La palabra bono proviene del latín bonus que quiere decir bonanza, los bonos también son conocidos como instrumentos de deuda, es decir, el emisor es deudor y quien compra el título es el inversionista que adquiere la figura de acreedor.

Los CETES también son conocidos como bonos “cupón cero”, debido a que durante el tiempo de vida del título no pagan ningún interés, es decir, la ganancia de los CETES proviene del incremento de capital. Es muy simple, los CETES tienen un valor nominal de $10.-, esto significa que el día de su vencimiento siempre tendrán un valor de diez pesos, pero cuando son emitidos tienen un precio por debajo de su valor nominal, a esto se le llama “bajo par”, es decir los estamos comprando con un descuento. La ganancia de invertir en estos títulos provendrá de la diferencia entre el precio al que se emitieron y su valor nominal. 

Hagamos un sencillo ejercicio: Actualmente los CETES a 28 días tienen una tasa de 11%, esto significa que quien los compra pagará $9.940495 por cada CETE. Si una persona desea invertir $10,000 podrá comprar 1,005 CETES (la cantidad de CETES se obtiene de dividir los 10 mil pesos entre $9.940495). Al llegar el día 28 el valor nominal de sus títulos será $10, por lo que su inversión valdrá $10,050.- (Esta cantidad es el resultado de multiplicar la cantidad de CETES comprados por su valor nominal). Por lo tanto, el inversionista habrá ganado cincuenta pesos.

Los CETES son instrumentos con plazos definidos: 28 días; 91 días; 182 días; 364 días y 768 días.

Ojo aquí: Invertir en Cetes o en la Afore: he ahí la cuestión

La colocación de los CETES se realiza en forma de subastas que ejecuta el Banco de México los martes de todas las semanas. La garantía de estos títulos es el Gobierno Federal, es decir, la única forma en que un inversionista pierda su dinero es que el Gobierno Federal se declare en moratoria de pagos (este evento se le conoce como default). 

El que el Gobierno sea la contraparte de la emisión de estos títulos le da una amplia seguridad al inversionista, el Banco de México nunca ha caído en un default en moneda local. Banxico adquirió su autonomía a mediados de la década de los 90 y desde entonces hasta la actualidad ha tenido una gestión intachable en su colocación de deuda. 

Recuerda que “Contante y Sonante” es la sección de opinión de +Dinero. Consúltala aquí

Recuerda que los únicos bancos que pueden emitir circulante para pagar a sus acreedores son los bancos centrales, no importa qué tan grande o famoso sea el banco en el que compraste un pagaré, ese banco no tiene una máquina para imprimir dinero y pagarte en caso de que caiga en problemas.

Los CETES pueden ser adquiridos por personas físicas y morales. Los Certificados de la Tesorería a 28 días son el instrumento que se utiliza como referencia de las tasas de interés de corto plazo y se considera el instrumento libre de riesgo para invertir en México.

Estos bonos son un excelente instrumento para los inversores que tienen un horizonte temporal de corto plazo y que buscan saber cuál será exactamente su rendimiento futuro. Eventos como el pago de colegiaturas, dar el enganche para un auto o adquirir algún activo para la casa o el negocio pueden estar invertidos en CETES, no así, el dinero que es parte de un fondo de contingencia (por ejemplo: enfermedades o pérdida del empleo), ese dinero tendría que estar en un fondo de inversión de bonos gubernamentales, debido a que los fondos de inversión tienen liquidez todos los días hábiles bancarios.

¿Te perdiste este texto de Edgar Arenas?: La prudencia, un fiel servidor del dinero y las inversiones

Los CETES son un componente ideal para las inversiones de personas con un perfil conservador e inversionistas que están involucrándose y evolucionando de los productos bancarios tradicionales, aunque en el último año también han sido una herramienta de rendimiento muy poderosa para los inversores más agresivos que han encontrado en estos bonos un retorno sobresaliente.

Te recomiendo acercarte a algún asesor autorizado por la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles (AMIB) y a alguna Casa de Bolsa regulada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para obtener más información antes de invertir. 

Ahora que ya conoces más detalles de los CETES ¿Te gustaría invertir en ellos?

Como siempre, les deseo felices inversiones. 

Edgar Arenas Sánchez es economista, gerente comercial en una casa de bolsa en México, profesor de economía bursátil en la UNAM, blogger de Rankia México y autor del libro “Invirtiendo y entendiendo”, reconocido por la Universidad Anáhuac, universidad de Cantabria y Santander Financial Institute como mejor asesor de inversiones en 2020 y 2021.

Twitter: @garoarenas

LinkedIn: Edgar Arenas

Email: [email protected]

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

 

Siguientes artículos

dinero-secretos-ricos
Checa estos tres factores clave para crear riqueza
Por

Aprender a construir riqueza es esencial para tu seguridad financiera e independencia. Inicia la próxima semana con ener...