En los últimos 10 años, la banca mexicana ha duplicado el monto de su cartera de crédito. Al cierre de 2014, este rubro valía 3,346,926 mdd, 10.3% más que en 2013. Su fortaleza: el cobro de intereses y comisiones a los usuarios.

 

Durante la 78 convención bancaria realizada en marzo pasado, Luis Robles Miaja, presi­dente de la Asociación Mexicana de Bancos (AMB), señalaba que la banca está en su mejor momento y cuenta con las condiciones para incremen­tar tres veces más el valor de su cartera actual.

PUBLICIDAD

En ese marco, la banca se com­prometió a incentivar el crédito a las empresas y anunció, además, su interés por invertir en el desarrollo de la infraestructura, a unas horas de ese compromiso.

La banca había dejado de ser clave en el otorgamiento de financia­miento al sector productivo, ya que por muchos años basó su estrategia en el crédito al consumo. De hecho, previo a la crisis de 1994, el consumo representaba 7.6% de la cartera total de la banca, mientras que el crédito destinado a la actividad manufactu­rera era de 17.8%. Hoy el sector financiero parece estar de vuelta para ahora sí convertirse en un motor de creci­miento en México; así lo hizo sentir el gremio en su reciente convención.

 

El motor de la banca

Durante el año 2014, HSBC encabeza el crecimiento de finan­ciamiento a gobierno con 79.5%, seguido de Scotiabank con 56.1, Santander 49.2, BBVA Bancomer 42.9, Interacciones 26.7, Banorte 25.9 y Bansí 24.0%. En conjunto, estas siete instituciones acumulan 405,240 mdp, es decir 82.6% del total del financiamiento otorgado al gobierno por los 20 bancos que conforman este informe.

Sin embargo, BBVA Bancomer es la institución que más ha prestado a las entidades de gobierno: 127,989 mdp, que representan 25.5% del total del financiamiento otorgado por el sistema bancario.

Por su parte, Banorte ha otorga­do créditos al gobierno por 117,654 mdp; estas dos instituciones, junto con Interacciones y Santander, acumulan el 80.6% de todo el finan­ciamiento al gobierno.

 

No todo lo que brilla…

Pese al optimismo del crecimien­to del financiamiento, la banca privada aún tiene algunos retos por resolver; entre ellos, disminuir el número de fraudes, los cobros excesivos por el uso de tarjetas de crédito y la disposición para resol­ver con presteza los requerimientos mencionados.

Para la banca, 2014 fue un año de claroscuros. Por un lado, el crédito va en ascenso y el futuro es optimis­ta; mientras que por otra parte, el sistema financiero registró una caída de utilidad neta de 10.1% con res­pecto al año anterior. En tanto que las ganancias de los 20 bancos del informe reportaron una disminución de 15.2%. Pese a este escenario, los activos totales de la banca crecie­ron 10.5% con respecto a 2013 y el gremio mantiene las expectativas de seguir creciendo.

En el marco de la pasada conven­ción bancaria, se resaltó el momento de oportunidad de desarrollo que vive México y que el otorgamiento de crédito, tanto para los consumi­dores como para las empresas, será determinante para que ello ocurra. Sin embargo, los retos seguirán sien­do la regulación a las instituciones financieras y la baja de las tasas en el sistema bancario mexicano que, por mucho, siguen siendo de las más altas en América Latina.

Bajo este contexto, Forbes Mé­xico presenta el informe sobre los pilares que sostienen a la banca en México, conformado por los 20 ban­cos con la mayor cartera de crédito, que concentran 95% del financia­miento del sistema bancario mexica­no y generaron 470,179 mdp sólo por el cobro de intereses en 2014.

banco_1 banco_2 banco_3 banco_4 banco_5 banco_6 banco_7 banco_8 banco_9 banco_10 banco_11 banco_12 banco_13 banco_14 banco_15 banco_16 banco_17 banco_18 banco_19 banco_20

 

Siguientes artículos

Un vistazo al WEF Latam 2015
Por

Esta edición del WEF tuvo un contenido muy ad hoc con las preocupaciones de los empresarios, pero no dejamos de observar...