Los Derechos Especiales de Giro, o DEG, fueron creados por el Fondo Monetario Internacional, o FMI, en 1969 para proveer de liquidez a las economías del mundo, a fin de brindar reservas adicionales a sus países miembros. Los DEG no son una moneda, pero si son un activo financiero internacional que pueden convertirse en dinero, lo que brinda liquidez al país propietario de DEG. 

La cotización de los DEG cambia todos los días, y depende de una canasta de monedas representativa de los mercados financieros de mayor peso en el mundo: (i) dólares de EEUU, (ii) euros, (iii) renminbi de China, (iv) yenes de Japón, y (v) libras Esterlinas del Reino Unido.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

En toda su historia, la Asamblea General del FMI ha aprobado la emisión de DEG en 4 ocasiones, en el periodo comprendido entre 1970 a 1972, en el periodo de 1979 a 1981, en 2009, y esta última en 2021, que es la mas grande de toda su historia, contabilizando $650,000 millones de dólares de EEUU, aprobada en agosto de 2021.

Contablemente, como activo financiero los DEG generan una tasa de interés muy baja, y al mismo tiempo generan una tasa de interés pasiva idéntica a la activa, por lo que su efecto neto es cero, siempre y cuando los saldos del activo y pasivo sean idénticos. En caso de que los DEG sean vendidos para convertirse en alguna moneda, al ya no contar con activos en DEG, se activara el lado del pasivo, por lo que se deberá pagar una tasa de interés, la cual, como menciono arriba, es muy baja.  Si se decide mantener los DEG, es decir, no se vende uno solo, estos pueden ser útiles para cuando existe una necesidad extraordinaria, como fuente alternativa de fondeo.

Una vez convertidos los DEG en moneda de uso corriente, de acuerdo con el FMI, estos pueden usarse para cubrir pagos del gobierno, cubrir sus propias reservas, repagar créditos existentes, incrementar su participación como socio del FMI, o bien, como fuente de fondeo ante necesidades financieras en cualquier tipo de crisis, tal es el caso de la actual crisis global de salud COVID 19.

El FMI ofrece asesoría a los gobiernos que así lo soliciten, respecto del buen uso de los DEG, desde el punto de vista de política macroeconómica, transparencia y rendición de cuentas. Lo deja ver claro el FMI, el uso de los DEG debe estar en líneas con las mejores practicas globales de sustentabilidad macroeconómica.

Programa de los DEG 2021, ¿Reservas del Banco Central, o no?

En términos cada vez más explícitos, las autoridades del FMI se han inclinado hacia la posición que favorece el gasto. En el contexto de la vacunación y la economía y las necesidades de recuperación de los países emergentes y en desarrollo durante 2021, el FMI publicó que “Una asignación general de derechos especiales de giro (DEG) … debería completarse rápidamente para proporcionar reservas de liquidez para los países y ayudar atender sus necesidades de gasto esenciales” (pie de pagina 1: Divergencia creciente: Se ahondan las brechas en la recuperación mundial https://blog-dialogoafondo.imf.org/?p=16031). Este lenguaje se repiteen declaraciones del portavoz del FMI, Gerry Rice, quien afirmó que el FMI asesorará a los países sobre: (i) la mejor manera de utilizar los DEG para fortalecer las reservas de un país, (ii) crear espacio para gastos prioritarios urgentes, y (iii) apoyar mejoras en políticas publicas.El mismo lenguaje estuvo presente en un discurso reciente de la oficina de la Dirección General del FMI respecto de los DEG que se asignaron al Líbano: “El Líbano recibirá alrededor de $ 860 millones de dólares de EE. UU. en DEG en este momento crítico, a fin de fortalecer las reservas agotadas del país y también para ayudar conlas muchas necesidades urgentes del pueblo libanés. … Este es un preciosorecurso. Debe desplegarse para el máximo beneficio del país y su gente. Sobre cómo utilizar los DEG, por supuesto, es una decisión soberana “. 

El Caso de Paraguay 2021.

El 23 de junio de 2021, el gobierno paraguayo presentó en el Congreso un proyecto de ley a fin de establecer medidas económicas para hacer frente a la crisis pandémica. 

El proyecto de ley establece que “Los Derechos Especiales de Giro, que serán asignados por el Fondo Monetario Internacional a la República del Paraguay, para cubrir necesidades de financiamiento derivadas de la Pandemia COVID-19, serán asignadas a la Cuenta del Tesoro Público como activo financiero”.

Adicionalmente, establece que esta asignación ocurre como una “excepción a lo dispuesto en el artículo 60 de la Ley N ° 489/1995 ‘ORGÁNICO DEL BANCO CENTRAL DE PARAGUAY ’”. El artículo 60 define la composición de reservas monetarias internacionales a cargo del banco central; entre ellos están los DEG. Esta excepcionalidad es innecesaria, pero se incluye para proporcionar mayor certeza jurídica al Banco Central del Paraguay.

Algunas Observaciones en el Caso Mexicano.

Los DEG son contra-cíclicos para incentivar el gasto por parte de los Gobiernos que los reciben.

Muchos Gobiernos están trabajando en estructurar vehículos que les permitan con los DEG que recibirán del FMI, repagar deuda e incrementar gasto público.

El IMF puede ayudar a que alguien pueda adquirir los DEG, y dar dinero en efectivo al Gobierno que lo solicite.

Esta bien visto el repagar deuda con los DEG, pues permitiría una mejora en el costo de fondeo del Gobierno, pues los DEGs generan una tasa muy baja que permitiría mejorar la posición financiera del riesgo México, sobre todo en el contexto de las evaluaciones de las agencias de calificación de riesgo soberano.

Antes de lanzar conclusiones a la propuesta del Gobierno Federal en México, quizá se debería consultar con quienes operan los DEG en el FMI, y así mismo, sería interesante saber si desde el Gobierno Federal se esta ya en contacto con funcionarios del FMI respecto de los servicios de asesoría, a fin de hacer el mejor uso de los DEG desde el punto de vista de política macroeconómica, transparencia y rendición de cuentas.

Cuando veamos noticias de que varios Gobiernos en Latinoamérica harán lo que se propone actualmente desde el Gobierno Federal en México, nos preguntaremos quizá por que no se trabajaron en conjunto con el FMI, alternativas de estructuración financiera y legislativa, que contengan limitaciones en el uso de los recursos provenientes de los DEG, teniendo como fin ultimo mejorar el costo de fondeo mexicano, ya que ésta parece ser una buena oportunidad, ojalá y no sea el caso, y evitemos el desgaste de las instituciones debatiendo el tema, cuando deberíamos estar apostando por MÉXICO, pues esto es … por el bien de todos.

El autor es Managing Director en Iskali Capital Group (ICG), Banca de Inversión basada en Washington DC, la cual esta enfocada a proyectos de alto impacto de desarrollo en Mercados Emergentes. Ocupó puestos de Dirección en la International Finance Corporation (IFC), Institución Financiera para el Desarrollo del Sector Privado del Banco Mundial.

Contacto: [email protected]

Twitter: @Gabriel_Espana

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/gabrielespana/

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Variante – Vacuna: Continuidad Inconveniente
Por

Más allá de ‘con-vivir en modo pandemia’, la exposición a variantes y necesidad (o no) de nuevas dosis alimentan hoy inc...