“Cebada, lúpulo y levadura encontraron el agua más pura y,

tan maravillosa mixtura, se cocina a alta y baja temperatura.

De cuatro a seis semanas madura y, sale con tal frescura, cuerpo y dulzura

que tomarse una sola es una auténtica locura”.

PUBLICIDAD

Anónimo

Comienzo una serie de cuatro entradas en las que hablaré sobre los ingredientes de la cerveza. Esta primera semana empezaré por el ingrediente menos conocido, pero que para mí es el más fascinante: el lúpulo.

La cerveza se produce a partir de cuatro ingredientes naturales: agua, malta de cebada, levadura y lúpulo. Hoy comienzo una serie de cuatro entradas semanales, en las que haré referencia a cada uno de estos ingredientes. Esta primera semana empezaré por el ingrediente menos conocido, pero que para mí es el más fascinante: el lúpulo.

El lúpulo, en latín Humulus lupulus, forma parte de la familia de las cannabáceas. Es una planta trepadora silvestre que, a través de un cuidadoso cultivo a lo largo de varios siglos, ha desarrollado ciertas características que permiten insertar en la cerveza el aroma y amargor que la caracterizan.

Las cuerdas y/o alambres en donde suele crecer el lúpulo pueden alcanzar hasta ocho metros de altura. Su hoja, es perenne y dioica, esto significa que las flores masculinas y femeninas crecen sobre plantas diferentes. El lúpulo, para desarrollarse de manera adecuada, requiere de dos factores importantes, por un lado, es necesario un clima con frecuentes precipitaciones, que permitan una alta producción y una buena aportación de elementos amargos, y por el otro, necesita de luz solar que dote a la producción de elementos aromáticos.

La producción de lúpulo se concentra entonces, en climas templados y húmedos, por lo que gran parte de la producción mundial se produce cerca del paralelo norte 48.  Los países en el mundo que destacan por su alta producción de lúpulo son Alemania y Estados Unidos. Otros países que cuentan también con superficies considerables de plantaciones de lúpulo son: España, Francia, Bélgica, Australia, Polonia, República Checa, Eslovenia, Eslovaquia, Japón, Reino Unido, Portugal y Ucrania.

Según Bernhard Engelhard, director del Instituto de Investigaciones del Lúpulo en Baviera: “En el mundo hay 50,000 hectáreas cultivadas con lúpulo. Una tercera parte de ellas en Alemania, otra tercera en el noroccidente de Estados Unidos y otra tercera en el resto del mundo”.

Para elaborar cerveza se utiliza la flor hembra sin fecundar, es decir, los conos o flores femeninas del lúpulo. Existen diversas variedades de lúpulo y se dividen en: amargos, aromáticos y mixtos. Cada Maestro Cervecero utilizará conforme a su receta, una u otra variedad, o incluso varias especies en los distintos momentos del proceso de elaboración, dependiendo del estilo y sabor específico que quiera darle a su cerveza.

Además, el lúpulo contiene un aceite esencial altamente perfumado y compuestos oxigenados, que producen efectos relajantes. Otra característica poco conocida son sus propiedades antisépticas, el lúpulo sirve para proteger y conservar nuestras cervezas ya que impide el desarrollo de microorganismos nocivos.

En pocas palabras, el lúpulo tiene muchos beneficios: cualidades calmantes para tratar la ansiedad, los trastornos del sueño y la inquietud. También funciona como relajante, ayuda a liberar la tensión muscular y es frecuentemente recomendado como auxiliar en el tratamiento de padecimientos del sistema digestivo como pueden ser indigestión, úlceras, colitis y problemas digestivos relacionados con el estrés. Los principios amargos del lúpulo ayudan también a regular problemas de vejiga y a normalizar el funcionamiento del hígado mediante la mejora de la secreción de bilis y otros jugos digestivos. Además, el lúpulo realiza una acción desintoxicante, antiespasmódica y puede usarse de forma tópica para diferentes condiciones dermatológicas.

En el caso específico de las mujeres, el lúpulo es muy apreciado en la terapia de reemplazo hormonal, relacionada con el alivio de los síntomas de la menstruación y la menopausia, debido a su alta concentración de flavonoides y fitoestrógenos que facilitan el funcionamiento del sistema endócrino femenino.

El lúpulo es una planta fascinante, un misterio de la naturaleza que además de permitirnos saborear innumerables estilos de cerveza, nos ayuda también a llevar un estilo de vida sano y saludable.

Hasta el próximo martes…

 

Contacto:

Twitter: @maribelquirogaf / @CervecerosdeMex

Facebook: Maribel Quiroga / Cerveceros de México

Página web: Cerveceros de México

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Se requieren candidatos y campañas diferentes
Por

No empujar al electorado, sino atraerlo con un futuro que lo inspire y conmueva. Otro ángulo a los problemas existentes...