Gerson Martínez, entonces ministro de Obras Públicas de El Salvador, presentó, en un video, su renuncia al presidente Salvador Sánchez Cerén. A pesar de que no ha dado a conocer públicamente su intención por competir por la Presidencia, es uno de los personajes políticos que más suenan para buscar el máximo cargo público.

El exfuncionario opina que debe haber más oportunidades de empleo, un mejor crecimiento económico y una disminución de la violencia, con el objetivo de inhibir la migración, de modo que los ciudadanos puedan realizar el “sueño salvadoreño” dentro del país.

En los últimos 25 años, El Salvador ha tenido un crecimiento de 2%; desde hace tres, años esta cifra ha sido de 2.4%, y se prevé que sea de 2.5 o 2.6% en 2018, indica Martínez, quien es simpatizante del partido político Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Puedes leer:  Guatemala busca fortalecer comercio con EU

PUBLICIDAD

Un estudio realizado por la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) reveló que el problema del bajo crecimiento en el país centroamericano comenzó a notarse fuertemente a mediados de la década de 1990, debido a que la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto bajó a menos de 2%, desde 6.2%.

Martínez sostiene que, para superar este bache, es necesario construir acuerdos y consensos en lo tocante a la política. Agrega que la apuesta de su país es exportar hacia la región y hacia los mercados globales.

“El Salvador ha comenzado a exportar productos de alto valor agregado, como electrónicos, y ya no simplemente maquila”, considera. “Nosotros pensamos mantener una economía abierta, así como tener mejoras en el Doing Bussines [ranking del Banco Mundial], que tienen que ver con la facilidad para hacer negocios”, puntualiza.

En la última versión del listado, El Salvador subió 22 lugares. El país pasó del puesto 95, en 2017, al 73, en 2018. Gracias a los avances en el incremento de permisos de construcción, diversificación de la matriz energética, facilitación del comercio transfronterizo y la posibilidad de pagar por vía electrónica los impuestos, el país mejoró su posición.

Inclusión energética

Desde su visión como exministro de Obras Públicas, Martínez considera que el futuro de El Salvador y el resto de Centroamérica está determinado por la integración económica y social.

Para dar un salto en competitividad, Centroamérica requiere reducir los altos costos energéticos para las empresas y las familias, y eso se logra con la optimización energética y con la integración. “Estamos caminando hacia esa dirección, pero, al mismo tiempo, la región tiene que dar el salto con el que viene soñando desde los años 50, como lo es la integración logística”, explica.

 

Siguientes artículos

Trudeau
Trudeau promete a trabajadores metalúrgicos defenderlos de aranceles
Por

Nosotros estamos listos para tomar cualquier acción necesaria (...) Ustedes tuvieron nuestro apoyo la semana pasada y si...