Quizá los aspectos más fundamentales en las necesidades de un ser humano sean el agua y la comida; son la fuente de energía y la base de lo que somos. Según un estudio de TNS, la confianza y el buen juicio en lo que comemos se refleja e influye en el estado de salud de una persona. ¿Ya conoces a los países donde mejor cuidan su alimentación? 

 

 

Comer mucho no significa comer bien. Como todo en la vida, mantener un equilibrio en la alimentación es imprescindible para conservar en lo mas posible, una buena salud. Muchos factores intervienen para lograr un balance correcto en la nutrición, es un ejercicio difícil, en algunos casos parece imposible (casi 900 millones de personas en el planeta padecen hambre, según cifras de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) de la ONU).

PUBLICIDAD

Pocas son las potencias mundiales, sobre todo las naciones del viejo continente y orientales, que han asimilado bien los beneficios de una buena alimentación. ¿Es reflejo de una mejor estabilidad económica o a una base de costumbres que moldearon a sus habitantes por generaciones, o ambas?.

Esto se ve en la profunda conciencia que se manifiesta en los habitantes de China y de otros países, ya que consideran que la alimentación influye en los riesgos que ocasionan en la salud.

grafico_alimentacion_paises

Y aunque, según el estudio de TNS, los chinos son los que más comen fuera de casa, la preocupación por alimentarse balanceadamente, sin excesos, contribuye a equilibrar la balanza.

Un estudio de la Universidad de Jiaotong, en Shanghái, demuestra que comer menos beneficia a la longevidad. “Las dietas balanceadas tienen efectos positivos en los humanos”, indicó Zhao Liping, investigador jefe de la Escuela de Biotecnología y Ciencias de la Vida de Jiaotong.

Otro ejemplo, aunque menos alentador es España, que no alcanza siquiera el 35% de quienes se preocupan por su alimentación y por lo menos una vez a la semana 40% come fuera de casa.

El 51% de los españoles comen por lo menos una vez a la semana en un restaurante, cafetería, bar, 37% en casa de amigos o familiares y 28% en el trabajo, un porcentaje alto, considerando que, de 7,000 consumidores globales encuestados, 45% dice comer una vez a la semana en el trabajo, 39% en un restaurante, cafetería o bar y 30% en casa de amigos o familiares.

En México, existe literalmente una razón de “peso” para que el país no figure en la lista, (70% de los mexicanos padece sobrepeso).

TNS destaca, que seis de cada 10 personas saben los que es una alimentación balanceada.

Podría ser una cifra aceptable, pero cuando los padres declaran que sus hijos consumen refresco entre uno y tres días a la semana o que en un hogar con niños entre 6 y 12 años, se compran en promedio 364 litros de refresco en un año (tomando en cuenta sólo los que pasan por el hogar), de los cuales, 85 litros son para el consumo de los pequeños, los números dejan de ser alentadores.

Aunque al final, los niños mexicanos obtuvieron una puntuación de siete en alimentación sana y estado de salud general. Nicho con un alto nivel de oportunidades para explotar. Según datos de la consultoría Euromonitor, el valor del mercado de alimentos saludables en el país asciende a 22,382 millones de dólares (mdd) y mantiene crecimientos de 10% anual.

grafica_alimentacion_niños

Es necesario comenzar a adoptar una conciencia para eliminar los malos hábitos alimenticios y contrarrestar el recién obtenido título del país más obeso del mundo. Podemos comenzar por:

1.- Disminuir el consumo de carne roja  y grasas. Un estudio del Brigham and Women’s Hospital de Boston arrojó que el consumo de grasas saturadas contenidas en carne roja y productos lácteos provocan un envejecimiento cerebral prematuro.

2.- Cuidar la cantidad de azúcar. El azúcar no sólo provoca diabetes, las arrugas,  líneas de expresión y flacidez de la piel son un producto del proceso conocido como glicación en el que las moléculas de azúcar en exceso se adhieren a las fibras de colágeno.

3.- Evitar la sal. Ingerir sal en altas cantidades deshidrata el cuerpo y contribuye a enfermedades de riñón, además de que  aumenta la tensión arterial.

4.- Moderar el fumar y beber. Un estudio realizado en el Reino Unido arrojó que quienes cumplen con dos de estos malos hábitos envejecen más rápido y duplican el riesgo de muerte.

 

Siguientes artículos

Las empresas más sustentables de México
Por

Ser verde no es sólo atractivo, hoy es un valor necesario. Sin embargo, no todas las empresas mexicanas usan correctamen...