Por Jeremy Bogaisky

La base global del Boeing 737 MAX y las inquietudes sobre posibles errores en su certificación de seguridad han provocado preocupaciones de fracturas en la unida comunidad de los reguladores de la aviación internacional y una pérdida de liderazgo por parte de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) de los EE. UU. De acuerdo al administrador interino, Daniel Elwell, los representantes de 33 organismos reguladores de todo el mundo avanzaron hacia el consenso el jueves en Fort Worth, Texas.

Una reunión que duró todo el día convocada por la FAA para discutir qué se necesita hacer para que el 737 MAX vuelva a funcionar después de dos choques mortales fue “extremadamente positiva, sumamente constructiva y productiva”, dijo Elwell en una conferencia de prensa.

Además, Aeromexico confía en que los cambios en el software del avión Boeing 737 MAX 8 serán eficientes, para lo cual trabajarán en capacitar a los pilotos con el nuevo sistema, comentó James Sarvis, director de Operaciones de la aerolínea mexicana, en el marco de la celebración de los dos años de la alianza con Delta. De igual manera, el directivo admitió que tener el avión sin operar ha generado gastos para la aerolínea mexicana, por lo cual podrían buscar una compensación por parte de Boeing. En marzo de 2019, Aeromexico suspendió operaciones de dicho modelo, tras un accidente de Ethiopian Airlines con esa aeronave, en el que fallecieron 157 personas.

Al respecto, la aerolínea trabaja en entrenar a los pilotos para responder a los cambios que se han realizado en la computadora de dicho modelo.

¿Un acuerdo cercano?

Si bien, el consenso entre los reguladores ayudaría a apuntalar la confianza pública en el avión, Elwell indicó que la FAA avanzaría a su propio ritmo, y no está claro cuántos otros países se moverán en conjunto cuando la agencia permita que el avión salga a volar otra vez en los Estados Unidos.

Elwell se negó a confirmar un reporte de Reuters en el que los funcionarios de la FAA informaron a los miembros de la Organización de Aviación Civil Internacional en una reunión en Montreal, el jueves, que el regulador estadounidense podría otorgar esa aprobación a fines de junio. “Lo último que quiero hacer es poner una fecha”, dijo Elwell.

Un factor determinante de cuánto tiempo tomará devolver el 737 MAX al servicio, es si los reguladores deciden exigir que los pilotos se entrenen en un simulador de vuelo para una versión revisada del sistema de control que se ha implicado en los choques, el aumento de las características de maniobra sistema (MCAS). Cuando la nueva versión del avión más vendido de Boeing entró en servicio en 2017, 737 pilotos en los Estados Unidos generalmente solo recibieron una o dos horas de entrenamiento sobre las diferencias en un iPad. La FAA no incluyó las MCAS en su evaluación de los cambios que requieren capacitación.

Te podría interesar: Sistema de seguridad en aviones Boeing 737 MAX se vendía por separado

La capacitación en simuladores es costosa y requiere mucho tiempo para las aerolíneas, lo que obliga sacar a los pilotos del servicio y enviarlos a los centros de simuladores. Además, pocas aerolíneas han recibido simuladores de 737 MAX, incluso el mayor operador del avión del mundo, Southwest Airlines, no tendrá uno en servicio hasta octubre, dijo su sindicato de pilotos en marzo.

Si bien se cree que varios reguladores están considerando requerir un tiempo de simulación, Elwell dijo que ninguno de los asistentes a la reunión había insistido en ello. “Ningún país se puso de pie y dijo que necesitamos tener entrenamiento con simuladores”, dijo.

Un panel asesor de la FAA emitió un informe preliminar en abril que indicaba que la instrucción en computadora y en el aula solo con MCAS sería suficiente, pero Elwell fue prudente con el tema y dijo que la FAA no había tomado una decisión final.

Panorama mundial

Los reguladores de la Unión Europea, Canadá y China han dicho que realizarán evaluaciones independientes de la seguridad del 737 MAX antes de permitir que vuelva a funcionar. Ali Bahraimi, administrador asociado de la FAA para la seguridad de la aviación, dijo que otros organismos reguladores han solicitado a esta Administración Federal la validación de las suposiciones en los procedimientos de seguridad para el avión.

También dijo que la agencia ha estado respondiendo preguntas sobre qué se requerirá para que los aviones estén listos para volar nuevamente después de meses en tierra. Bahraimi dijo que podría tomar “entre dos, tres días y una semana” por cada avión, dependiendo de cuánto se haya omitido el mantenimiento programado.

La Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea ha dicho a Boeing y a la FAA que aprobará independientemente cualquier cambio de diseño por parte de Boeing, también realizará una revisión de diseño independiente adicional y confirmará que las tripulaciones de vuelo a bordo “han sido entrenadas adecuadamente”, según el Financial Times.

Boeing dijo la semana pasada que había completado el trabajo para actualizar las MCAS, pero que necesitaba abordar las solicitudes de la FAA para obtener mayor información antes de poder programar un vuelo de prueba final y presentar la documentación para la certificación.

TAMBIÉN LEE:

Boeing producirá menos 737 MAX tras accidentes en Etiopía e Indonesia

 

Siguientes artículos

Nestlé busca jóvenes que estudien y quieran trabajar al mismo tiempo
Por

Alineado con los objetivos del gobierno, Nestlé busca reforzar su programa de formación dual, lo cual consiste en que lo...