El próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) enfrenta múltiples retos energéticos, y el gigante Shell tiene claro los dos principales.

“Los retos que tenemos como país tienen que ver con incrementar la producción y con suficiencia en gas natural”, comentó Alberto de la Fuente, presidente de Shell México en entrevista con Forbes México.

La producción petrolera del país ha caído 34% en los últimos 10 años, y hoy se encuentra por debajo de los 1.9 millones de barriles diarios, de acuerdo con cifras de Petróleos Mexicanos (Pemex).

En el caso del gas natural, nuestro país demanda 8,000 millones de pies cúbicos, de los cuales, Pemex consume 2,000, y de los 6,000 restantes, México importa 5,000, principalmente de Estados Unidos, de acuerdo con la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

PUBLICIDAD

Durante diciembre de 2013, la aprobación de la reforma energética permitió la apertura del sector a la iniciativa privada con el fin de revertir el declive productivo que atravesaba al país, pues Pemex y CFE eran incapaces por sí solos de atender las necesidades de México.

“La participación de la iniciativa privado en el sector de energía contribuye al país a encontrar y eventualmente a producir hidrocarburos, el reto como país es tan grande que necesitamos la suma de todos para que esto sea exitoso en el mediano y largo plazo”, expresó el directivo mexicano.

Pero el virtual presidente ha sido crítico con el cambio estructural promovido por el presidente Enrique Peña Nieto. En cambio, ha prometido un ambicioso plan para elevar la producción de crudo y llegar a 2.5 millones de barriles diarios en dos años. Para lograrlo, propuso una inversión adicional de 75,000 millones de pesos (mdp) con los que pretende extraer 600,000 unidades más.

Aunque López Obrador no ha planteado una agenda definida sobre el gas natural, su cerebro energético, Rocío Nahle, dijo a Forbes México antes de las elecciones presidenciales que la actual administración privilegió al gas natural y descuidó a las centrales hidroeléctricas.

De la Fuente agregó que estarán pendientes a la política energética de la nueva Secretaría de Energía (Sener) —que encabezará Nahle—para ver cómo pueden sumarse a ese plan.

“Creemos que este sector es el que le puede dar un impulso al país en términos de desarrollo, es el motor, no es la energía por sí misma, sino lo que se detona”.

Shell fue la gran ganadora de la Ronda 2.4 tras quedarse con nueve de los 19 bloques licitados en aguas profundas. Además consiguió otro campo, en alianza con Pemex, durante la ronda 3.1.

Aquí la nota completa: Shell, la vencedora en la ronda 2.4

 

150 gasolineras para cerrar el año

La compañía anglo-holandesa espera cerrar 2018 con al menos 150 gasolineras en nuestro país.

“Debemos terminar con más de 150 estaciones de servicios este año, seguiremos creciendo en la medida en que se den las condiciones económicas”, estimó de la Fuente.

El gigante energético tiene más de 120 estaciones en ocho estados del país: Ciudad de México, Estado de México, Puebla, Querétaro, Guanajuato, San Luis Potosí, Jalisco, Coahuila y  Aguascalientes. pero su fuerza se concentra en Guanajuato, San Luis Potosí y Aguascalientes.

“El Bajío es donde ahorita estamos más fuertes como región”.

Con más de 43,000 gasolineras en el mundo, el directivo atribuye la preferencia del consumidor en sus estaciones por su propuesta de valor, que se enfoca en la experiencia y atención.

Sobre la construcción de terminales de almacenamiento para gasolina importada, el presidente de Shell México expresó que la empresa es detonadora de inversión sin ser ella quien construya esta infraestructura, pero agregó que eventualmente sí traerán su gasolina una vez que las condiciones sean las adecuadas para romper su relación de suministro con Pemex.

Al preguntarle por la llegada de sus cargadores eléctricos, después de que compró en octubre de 2017 a Newmotion, quien operaba 30,000 puntos de carga en Europa, de la Fuente espera que así sea.

“En Europa ya lo tenemos, y en México eventualmente será algo hacia lo que caminemos. Es un poco el huevo o la gallina, la oferta y la demanda, pero Shell está preparado para ser socio y proveer soluciones de energía hoy pero también en el futuro”.

Todavía es un mercado relativamente menor, pero en la medida, en que se vaya generando estaremos a la vanguardia.

 

 

Siguientes artículos

El Código LEI para prevenir las crisis financieras
Por

Por Eduardo Aldave Fuentes Calvo* En 2015, Adam McKay plasmó en el filme “La gran apuesta” (The Big Short) los efectos d...