Escribo este artículo a manera de carta a Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE). Antes que nada, quiero felicitarlo por su labor en las negociaciones recientes ante Estados Unidos, que dan muestra del rol tan importante que actualmente juega la organización que usted dirige, como líder integrador de las voces del empresariado.

Y, ahora, me dirijo a usted para poner en su agenda tres temas que involucran profundamente a los empresarios y empresarias, y que no han sido mencionados de manera relevante por usted en sus primeros meses de gestión, pero que mis compañeros que estudiaban Economía sí mencionan que lo hacía como maestro del Tec de Monterrey, de donde ambos somos egresados y en donde los dos dimos clases.

El primero es el medioambiente: En nuestro país, y en el mundo, hemos llegado a grados críticos en este punto. La contaminación atmosférica en ciudades como México, Guadalajara o Monterrey ha alcanzado niveles nunca vistos. Miles de especies animales están en peligro de extinción debido al crecimiento desmedido de las zonas urbanas, las minas y la contaminación de ríos y manantiales.

Las aguas cercanas a las costas se están quedando sin peces por la sobreexplotación pesquera, el agua limpia escasea y mucha de la que queda ha sido privatizada por grandes empresas. La tierra en el campo está altamente contaminada por pesticidas y herbicidas: se está quedando sin nitrógeno y los frutos cada vez resultan más escasos de nutrientes. La cantidad de químicos y plásticos derivados que usa la industria, tanto internamente como en el empaque de sus productos, ha rebasado límites tolerables.

Los consumidores tenemos una gran responsabilidad, así como el gobierno, pero es evidente la ausencia de esfuerzos por parte del empresariado mexicano, por lo que se requiere triplicarlos. Los perjuicios ya están regresando a los mismos negocios. Tal es el caso del sargazo en las costas, el cual ahuyenta al turismo.

El segundo tema es la salud de los mexicanos: Como sabemos, el sistema de salud está colapsado, así que no hay recursos suficientes que alcancen para hacer frente a la emergencia nacional que implican las enfermedades derivadas de la obesidad y la malnutrición.

La población mexicana ha sido programada culturalmente de una manera incorrecta sobre su adecuada alimentación, y la comunicación empresarial se aprovecha empujando productos excesivamente altos en grasas saturadas, azúcares, sodio, colorantes y saborizantes.

La gran mayoría de las empresas mexicanas e internacionales que operan en este país no respetan leyes básicas, como no vender en las escuelas productos nocivos o no promocionarlos en espacios de televisión o internet que están enfocados en niños(as). Pero, sea cual sea nuestra procedencia empresarial, ya no podemos voltear la mirada, porque es urgente poner atención en el tema, respetar las leyes, producir buenos productos y dejar de hacer uso del lobbying para evitar reglas que promoverían la buena educación, la nutrición y la prevención de enfermedades entre la población.

El tercer tema son los premios empresariales: Durante los últimos años, he notado que el sistema empresarial mexicano, e incluso instituciones educativas, han reconocido a líderes que se han enfocado más en el crecimiento en ventas, riqueza y territorios dominados, que, en valores, promoción del desarrollo humano, protección a los consumidores o al medioambiente. Se requiere un esfuerzo para premiar a seres humanos completos, tanto en sus capacidades empresariales como humanas.

Carlos, cuente conmigo si decide aceptar esta invitación a contemplar estos tres puntos en su agenda. Sé que hay muchos otros empresarios(as) preocupados(as) por estos temas, pero que no son escuchados o tienen miedo de hablar, para no ser segregados(as) del sistema empresarial. Lo admiro como empresario, como maestro, como persona, así que lo invito a que sea aún más admirado abriendo su corazón y empujando estos temas que demandan atención inmediata.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Suspenden provisionalmente orden de aprehensión contra Rosario Robles
Por

Juzgado Décimo de Distrito de Amparo en materia Penal concedió suspensión provisional a cualquier orden de aprehensión e...