Lo más granado de la inteligencia artificial -IA- se reunió en Shanghai en la Conferencia Mundial de IA -WAIC-, que comenzó en la víspera como una especie de grito de guerra para la floreciente industria de inteligencia artificial de China.

Y fueron Jack Ma y Elon Musk los que tomaron protagonismo en un debate que dejó a una audiencia mayoritariamente china, tanto asombrada como atónita, mientras la pareja discutía sobre todo, desde la existencia de extraterrestres hasta la preservación de la conciencia humana.

Musk, en su rol de visionario tecnológico argumentó que la IA pronto superará a la raza humana; que la civilización puede terminar y, por lo tanto, la humanidad necesita explorar el cosmos (específicamente Marte); y que las personas son criaturas esencialmente tontas circunscritas por genes.

El empresario, a quien se vio desconcertado por una alta dósis de jetlag del vuelo trans-Pacífico que tardíamente lo llevó a la capital china, se encontró con su compañero multimillonario que fue crítico a cada razonamiento.

El cofundador de Alibaba Group Holding Ltd. adoptó un enfoque en la vida en la Tierra y argumentó que las máquinas nunca superarán a sus fabricantes. Ma, más pulido y realista, también invocó posturas familiares sobre la educación y la necesidad de “Love-Q” o LQ además del IQ para sobrevivir en el futuro.

Pero, en general, Ma se mostró más razonable que Musk, que varias veces abordó conceptos erráticamente como, la línea de tiempo de la civilización o el ritmo del cambio tecnológico.

Casi lo único que acordaron fue que la población mundial estaba al borde del colapso gracias a las tasas de natalidad actuales: un desastre inminente que el planeta no está preparado para enfrentar.

“La mayoría de la gente cree que tenemos demasiadas personas en el planeta. Esta es una vista desactualizada”, dijo Musk, mientras Ma asintió. “Suponiendo que haya una IA benévola, el mayor problema que enfrentará el mundo en 20 años es un colapso de la población. No es una explosión. Colapso”, de acuerdo a Bloomberg.

Este ‘enfrentamiento’ fue el punto culminante de la conferencia, que comenzó a la sombra de un conflicto entre Estados Unidos y China que a veces parece llevar al mundo al borde del caos.

La presencia del fundador de Tesla y SpaceX en un evento respaldado por el gobierno sobre inteligencia artificial fue una señal para Washington, que está tratando de contener el ascenso de China y su creciente destreza en tecnología de punta.

Un pasaje del encuentro de ambos empresarios fue dado a conocer a través del Twitter de Bloomberg.

Con información de Bloomberg y Financial Post.

Lee también: Los negocios están en auge para la as del tenis Naomi Osaka

 

 

Siguientes artículos

‘Beakman’ regresa a México: se presentará en Feria del Libro del IPN
Por

Paul Zaloom, de 'El Mundo de Beakman', se presentará el 4 de septiembre en el foro 'Galileo' del IPN Zacatenco.