En el mundo de los influencers se da una paradoja: existen multitud de datos disponibles para medir el poder de persuasión – y valor – de estas estrellas de los likes en las redes. Y aún así, el “precio por post” vive bajo una sombra de duda permanente.

¿Por qué? Porque la actividad en las redes sociales está dopada o, dicho de otro modo, adulterada por los fake influencers.

Los fake influencers o influencers fraudulentos son usuarios de plataformas como Instagram o Facebook que se nutren de seguidores falsos.

En 2017, las marcas invirtieron 2,100 millones de dólares en publicaciones de influencers en Instagram. Esto equivale a 6.6 millones de publicaciones en esta red social, a un precio medio de 325 dólares, según un reporte de la consultora de marketing neoyorquina Captiv8.

De estos, más de 11% en promedio se destinaron a cuentas fraudulentas. Es decir, unos 231 millones de dólares se invirtieron en usuarios para que mandaran el mensaje de una marca a sus miles de followers, que en realidad eran robots o usuarios contratados para hacer de seguidores.

Moda es la categoría que el reporte identifica como la que más cantidad de actividad fraudulenta genera en los perfiles de los influenciadores.

En total, un promedio de 14% de las reacciones a las publicaciones sobre este tema – como “me gusta”, comentarios, shares o impresiones – proceden de seguidores falsos.

Le siguen las categorías de Entretenimiento (12%) y Viajes (12%), Belleza (11%) y Juegos (9%) y Fitness (9%).

Las cuentas con más seguidores falsos se encuentran en Indonesia (22%), Venezuela (19%) y Filipinas (15%), cerrando la lista Estados Unidos, con 4%.

Para evitar lanzar el dinero convenciendo a seguidores-bots de que compren sus productos, Captiv8 recomienda a las compañías que analicen bien los perfiles en los que van a invertir.

Una forma es viendo el cómo el talento con el que pretenden asociarse se ha desarrollado históricamente. También, con la ayuda de consultores externos que verifiquen el potencial del influencer.

También te puede interesar:

La industria de los influencers gana terreno en el pastel publicitario

 

Siguientes artículos

Tesla da el primer paso para su incursión en China abriendo gigafábrica
Por

Con una inversión de 2,000 millones de dólares la empresa de Elon Musk pretende comenzar operaciones en el país asiático...