La gestión del capital humano se ha transformado en una prioridad para la alta dirección de compañías líderes en la industria. La importancia de los colaboradores reside en el rol que desempeñan en cada área de la empresa, en su capacidad y talento para aportar ideas innovadoras, en la especialización adquirida en el desarrollo de sus labores e incluso en la difusión favorable que realizan de la organización al transformarse en embajadores de marca.

Todos estos resultados pueden conseguirse de una manera sostenida si se cuenta con una estrategia que permita elegir, capacitar, retener y mantener motivados a los colaboradores.

Te recomendamos: Institucionalización, un paso primordial para las medianas empresas

Conoce los factores que inciden positivamente al gestionar una estrategia de talento de acuerdo a las tendencias observadas en Las Mejores Empresas Mexicanas:

  1. Alianzas con universidades y cámaras sectoriales: facilitan el reclutamiento y selección de estudiantes interesados en adquirir experiencia, así como personal altamente especializado.
  2. Planes de capacitación robustos: contar con ellos permitirá que el talento se mantenga actualizado, incremente su dominio en temas específicos y mejore su eficiencia.
  3. Esquemas de salario emocional: motivar a un empleado no es tarea sencilla, sin embargo, puede ser posible considerando elementos intangibles relevantes para ellos, como días descanso al terminar un proyecto o boletos para el cine para profesionales con un comportamiento ético ejemplar.
  4. Beneficios monetarios: bonos, comisiones y compensaciones sujetos al cumplimiento de objetivos.
  5. Planes de carrera formales: los colaboradores esperan contar con un proyecto en el que sus intereses y los de la empresa estén sincronizados. El desarrollo vertical y horizontal son dos alternativas que favorecerán la retención de profesionales valiosos.
  6. Sistematización y simplificación de procesos: la cuarta revolución industrial es una realidad que invita a las empresas a modernizarse. El uso plataformas de RH simplificarán acciones como solicitar días de descanso, acceder a cursos virtuales, visualizar las funciones de cada puesto, etc.
  7. Estudios de clima laboral: es indispensable conocer las necesidades, opiniones y puntos de vista del personal a través de estudios externos.
  8. Eventos de integración y campañas con causa: celebración de días festivos, comidas anuales, carreras deportivas, campañas de salud, entre otros eventos, generan sentido de pertenencia y lealtad a la compañía.
  9. Sesiones de retroalimentación: la comunicación líder-colaborador creará un canal para identificar brechas de oportunidad en ambos sentidos, así como reconocer los logros obtenidos en un periodo dado.
  10. Planes de sucesión: permitirá elegir a los candidatos que ocuparán posiciones clave una vez que los colaboradores actuales dejen de laborar en la empresa.

Las prácticas anteriormente enlistadas trabajan en conjunto, satisfacen necesidades específicas y deben adaptarse a cada modelo de negocio. El cuidado del talento no es una actividad exclusiva de una industria o sector, aplica por igual a todas las organizaciones y debe ser gestionada a través de asesoría experta para lograr resultados de alto impacto.

“Si cuidas a tus empleados, ellos cuidarán de tus clientes.”

Richard Branson (Fundador de Virgin Group).

Te puede interesar

MEM 2018 | Integrando la innovación al ADN empresarial

 

Siguientes artículos

Braskem Idesa se une al programa global “Cero Pérdida de Pellets”
Por

Con el objetivo de contribuir a la preservación de los ecosistemas marinos y buscar una mayor eficiencia en sus procesos...