Uno de los pain points o dolores de cabeza recurrentes en torno a las tarjetas bancarias es el de la seguridad bancaria. Y si bien prácticamente todos los bancos tienen una línea de atención que bloquea y blinda las tarjetas con una simple llamada, la realidad suele ponernos en situaciones en las que la acción inmediata se complica: perdiste la tarjeta y te diste cuenta horas después, te asaltaron y se llevaron también el teléfono y el contacto de la línea de atención, la dejaste sobre la mesa del restaurante y alguien más ya la tomó, no sabías que llevabas días sin ella… 

Las incidencias no son pocas y cada segundo es vital, ya que el uso indebido, clonación o los retiros son más frecuentes de lo que pensamos. Lo más importante es que son justo el serial de la tarjeta, el nombre del banco y el código de seguridad anverso la información mínima para hacer compras por internet. 

Ante este contexto, las soluciones de mayor innovación y eficacia en el terreno financiero actual responden a una máxima: “menos es más”, “sencillo es mejor”. Bajo estas dos tendencias, Santander ha puesto una respuesta sobre la mesa, que desde el diseño y la elegancia mejora la experiencia de usuario, brindando seguridad y modernidad al ecosistema de cobros y pagos vía tarjeta. 

Es así como este inicio de año llega con una novedosa versión de la tarjeta que ya tienes, en la que encontrarás impreso únicamente el nombre y fecha de vencimiento, con lo que nadie podrá visualizarlos incluso durante su uso o extravío.  

Con practicidad, seguridad y diseño inmejorable, la tarjeta sin números de Santander encarna a su vez un blindaje aún más puntual y eficiente, ya que para poder consultar esos datos protegidos en la tarjeta física se requiere ingresar a la app de Santander, Súper Wallet, y escanear el código QR que viene en la parte posterior de la tarjeta. Con esto, sólo el propietario puede  visualizar la información, ya que este código y el número de cliente deben coincidir.

De igual forma, al pagar en comercios y tiendas con nuestra tarjeta sin números, únicamente necesitaremos firmar con nuestra NIP en la terminal, como habitualmente venimos haciendo. 

De igual forma se podrá pagar en comercios en línea con la tarjeta digital, la cual habita de forma segura en nuestra Súper Wallet y genera un código de seguridad dinámico que cambia en cada operación, manteniendo más seguros los datos de nuestra tarjeta.

Lee también: Protege tu privacidad financiera con la primera tarjeta sin números

Actualmente, las sociedades modernas han sabido atacar con eficacia sus escenarios financieros recurrentes desde frentes que tienen que ver con derribar fronteras y desdibujar las molestias (pensemos en el ecosistema cashless, que cada día vuelve más práctico, rápido y eficaz nuestras transacciones diarias). En este terreno, la tarjeta sin números de Santander se presenta como la más moderna y segura en su tipo. Obtenerla es muy sencillo: si ya cuentas con una tarjeta de crédito Santander puedes solicitar la conversión a tu nueva versión sin números desde Súper Wallet y recógela en la sucursal de tu elección.

De igual forma, si aún no tienes una tarjeta Santander puedes solicitarla desde cualquier canal, eligiendo la modalidad sin números y afiliándote a la banca digital. El futuro se inscribe sin números, a partir de ahora.

 

Siguientes artículos

Pa'l Norte
Festival Pa’l Norte pospuesto ante pandemia de Coronavirus
Por

Los boletos serán válidos para las nuevas fechas que se darán a conocer a través de las redes sociales de Pa'l Norte....