SISMO-septiembre19

Tecnologías como la de WhatsApp, entre otras plataformas digitales, jugaron un papel fundamental hace dos años cuando un sismo de 7.1 grados sacudió la Ciudad de México. Más allá de su intensivo uso para mantenerse en contacto, las firmas digitales demostraron que sin duda una de sus grandes virtudes fue lograr la comunicación cuando todo parecía colapsado mostrándose como una mano más para la ayuda ante el desastre.

Pablo Bello, director de Políticas Públicas para Mensajería de Facebook para América Latina, platicó con Forbes México sobre cómo este tipo de herramientas han roto el paradigma de las comunicaciones y han desafiado nuevos retos para lograr mantener algo tan vital como es la comunicación ya sea en sismos, huracanes o desastres naturales.

TAMBIÉN LEE: WhatsApp Bussiness quiere llegar a más pymes y emprendedores en México

Dice que ante esto, la plataforma seguirá trabajando con las autoridades y compañías de telecomunicaciones para establecer mejoras en la infraestructura y asegurar que esta, sea robusta y que pueda estar disponible en la mayoría de los casos para contribuir a salvar vidas.

“Obviamente seguiremos trabajando con las autoridades y con las empresas de telecomunicaciones para mejorar las infraestructuras, pero en el contexto de la conmemoración del terremoto lo que puedo decir es que nuestro compromiso con México es proveer de una plataforma de comunicación que sea confiable, que sea robusta y que pueda estar disponible en la mayoría de los casos para contribuir a salvar vidas”, señala.

El chileno señala que aunque no estuvo presente en el sismo de septiembre, sabe lo que es vivir un sismo y de cómo las herramientas tecnológicas pueden sumar para que la gente pueda contar con la tecnología como aliada en este tipo de casos.

“Yo fui viceministro de telecomunicaciones en Chile, cuando fue el terremoto del año 2010. Y ahí efectivamente las comunicaciones en el país tuvieron severas dificultades. Se cortaron fibras ópticas, hubo problemas de abastecimiento para mantener la energía, con lo cual en algunas partes las personas quedaron incomunicadas. Y justamente fueron las redes sociales y tecnologías como WhatsApp, las que permitieron a muchas personas volver a tener contacto con sus seres queridos, incluso, personas que estaban perdidas o desaparecidas, pudieron volver a la civilización”, detalla.

Aunque en México no se llegaron a casos extremos de falla en las fibras o de colapso en plantas eléctricas, sí se sufrió de bajas de abastecimiento de luz, lo que llevó a que se colapsaran por algún momento las líneas telefónicas.

“Un elemento que ocurre que es técnico, pero que es muy importante es que cuando hay muchas personas que se quieren comunicar al mismo tiempo, las redes tienden a colapsar, tienden a no tener capacidad de gestionar esas comunicaciones y uno no puede hacer llamadas telefónicas, pero sí puede enviar mensajes y sí puede usar WhatsApp porque justo está diseñado para operar en ese entorno con conectividades muy limitadas“, detalla.

WhatsApp, de las favoritas y consentidas de México

En México según datos de la firma Statista, el 98,7% de los usuarios de Internet en México utilizan regularmente servicios de mensajería instantáneos. De estos, WhatsApp es la más popular entre las aplicaciones de mensajería: el 93% de los mexicanos que están las redes sociales utilizan WhatsApp activamente.

El uso de las redes sociales aumenta constantemente y según Statista se espera que crezca hasta alcanzar los 71.1 millones de mexicanos en 2022, que corresponde a un poco más de la mitad de la población mexicana (54.07%).

Alcance de las principales redes sociales en México hasta mayo de 2019

Algo muy importante que señala el directivo, es que la plataforma de WhatsApp está diseñada para trabajar en esquemas no solo del alta conectividad, sino que su diseño, está pensado para conexiones mínimas en las regiones en donde no necesariamente existen las mejores condiciones tecnológicas o en desastres como un sismo.

“El diseño tecnológico de WhatsApp está pensado y trabajado para operar con conectividades muy disminuidas, o sea, con conectividad parcial, con ciertas dificultades de conexión. Las tecnologías de 2.5G o de 3G son a veces más robustas que las más avanzadas en términos de continuidad de servicios, entonces el poder operar sobre 3G es a veces lo mejor y no de alto ancho de banda”, dice.

 

Siguientes artículos

IBM presenta la computadora más rápida: 53 qubits de potencia cuántica, accesible desde la nube
Por

La máquina estará disponible para investigadores y empresas para ejecutar aplicaciones a través de la nube.