La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) investiga al mercado de gasolinas por posibles prácticas ilegales.

La entidad reguladora antimonopolios inició el proceso tras una denuncia —expediente DE-018-2017— por la posible concentración ilícita en el mercado de comercialización, distribución y expendio a los consumidores de diésel y gasolinas, según el aviso publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

A partir de la reforma energética, indicó la Cofece, los expendedores de gasolina y diésel han buscado esquemas para lograr economías de escala, por lo que se han llevado a cabo adquisiciones, fusiones, consorcios o alianzas comerciales.

Incluso, agregó, se observó que en el último año el 10% de las estaciones de servicio del país ha cambiado de razón social.

PUBLICIDAD

“Estas operaciones, que generalmente buscan conseguir objetivos como reducir costos, mejorar la proveeduría de insumos, de logística y/o ampliar la oferta de estos combustibles, no necesariamente son concentraciones ilícitas”, apuntó en un comunicado.

“Sin embargo, pueden llegar a constituir esta conducta anticompetitiva cuando las operaciones logran: i) conferir o aumentar el poder sustancial de uno o varios agentes económicos; ii) desplazar a otros agentes económicos o establecer barreras a la entrada que impidan a terceros el acceso al mercado o a insumos esenciales, y/o iii) facilitar la ejecución de prácticas monopólicas que dañen a los consumidores”, detalló.

La averiguación es únicamente de carácter administrativo, pues no se han identificado los actos que violen la Ley Federal de Competencia Económica, ni se han determinado las personas como probables responsables.

“El presente procedimiento no debe entenderse como un prejuzgamiento sobre la responsabilidad de agente económico alguno”, detalló la entidad que preside Alejandra Palacios en el documento.

De comprobarse una concentración ilícita, la Cofece puede ordenar la corrección o supresión de la práctica ilegal o la desconcentración parcial o total, así como decretar la terminación del control o la supresión de los actos y multar hasta con 8% de los ingresos del agente económico.

Además, los directivos que hayan participado directa o indirectamente en concentraciones ilícitas podrían ser inhabilitados hasta por cinco años y multados hasta con 200,000 unidades de medida y actualización (UMAs) –equivalentes a 16 millones 120,000 pesos–, entre otras sanciones.

La duración de esta investigación no será inferior a 30 días hábiles ni excederá de 120 días hábiles. El plazo podrá ampliarse hasta por cuatro ocasiones.

El pasado 23 de febrero, la Cofece también abrió una investigación al mercado de gas LP en materia de distribución y comercio ante posibles prácticas monopólicas absolutas.

Estos procesos cobran relevancia mientras el país enfrenta los niveles de inflación más elevados en 17 años, impulsados por los costos del gas LP y la gasolina.

Aunque el mercado se encuentra abierto, la mayoría de las marcas gasolineras siguen comprando el combustible a Pemex. El valor de las ventas de gasolina en 2017 ascendió a 443,050 millones de pesos (mdp).

Lee también: Los mexicanos compraron 20% menos gasolina en enero y febrero

 

Siguientes artículos

Francia rechaza plan británico para acceso de bancos tras Brexit
Por

El tema del acceso de la industria de servicios financieros de Reino Unido al mercado europeo se perfila como uno de los...