La industria de la mercadotecnia fue de las primeras en adaptarse a las tecnologías digitales que han surgido desde los años 90. Esta adaptación proviene más de la necesidad de resonar con consumidores que han cambiado de manera importante sus comportamientos y que cada día son más exigentes en sus decisiones de compra.

Son muy pocos los anunciantes que reconocen que tienen poca madurez en marketing digital y continúan operando con estrategias que dejaron de ser útiles desde hace varios años, sin embargo, es complicado saber el nivel de experiencia digital que tienen las empresas y la falta de conocimiento es solo una de las muchas barreras que existen para lograr una madurez total.

Según un estudio del Boston Consulting Group, las empresas caen en una de estas categorías que definen su nivel:

  • Naciente: ejecuciones basadas en campañas que usan principalmente data externa y compras directas con conexiones limitadas a ventas.
  • Emergente: uso limitado de data propia en compras automatizadas con optimización a un solo canal.
  • Conectada: data integrada y activada entre múltiples canales con conexión demostrada hacia ROI o métricas de venta.
  • Multimomento: ejecución dinámica hacia resultado de negocio de consumidores individuales a través de todos los canales.

En otras palabras, una empresa totalmente madura centra sus estrategias en consumidores en vez de campañas, obtiene revelaciones utilizables centradas en data y análisis, optimiza a través de todos los canales de contacto y entiende perfectamente la experiencia digital de su cliente o prospecto.

Algunos de los errores de las compañías que afectan seriamente su nivel de madurez digital son los siguientes:

  • La empresa carece de una fuerte cultura de marketing digital.
  • La compañía se enfoca en hacer contenidos que no son adecuados para los canales digitales, los cuales son creados pensando en medios offline como TV y radio, para después ser “convertidos” en formatos digitales.
  • La definición de las métricas de éxito de estas inversiones no está alineada a los objetivos de negocio de la empresa.
  • La tecnología adquirida no es la adecuada. Los sistemas de automatización y optimización no cuadran con los procesos de la empresa.
  • Los marketeros no tienen las suficientes herramientas técnicas para hacer una debida decisión en plataformas tecnológicas.
  • Se generan buenas cantidades de data, pero no se utilizan de manera adecuada.

Existen varios métodos documentados para lograr un alto nivel de madurez en marketing digital, pero todos concuerdan con que los cambios organizacionales son tan o más importantes que las modificaciones tecnológicas que tendrían que hacer las empresas.

Actualmente son varios los estudios que muestran cómo las empresas tecnológicamente maduras en marketing incrementan sus ingresos 20% y logran bajar sus costos de comunicación hasta un 30%.

Si te interesa iniciar con este proceso, los dos primeros pasos son tener una persona (o equipo) experta en este tema dentro de la organización y obtener el apoyo directo y completo del CEO o una persona con casi la misma influencia en la compañía.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Rodakworld

Facebook: MediaMath

Página web: Mediamath

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La anhelada armonía de las empresas familiares
Por

La visión de un fundador debe ser guiada por la noble ambición de mirar más allá de su propia vida y tiempo, por lo que...