Cerca de 19% de los hombres en América Latina admite ver contenido para adultos en la computadora de su trabajo, de acuerdo con un sondeo de la consultora chilena de estudios de mercado CORPA y la compañía de seguridad Kaspersky Lab

De acuerdo al sondeo, quienes llevan la delantera en este ámbito son los peruanos (26%), seguidos por brasileños (24%), y mexicanos y argentinos, con 19%. En tanto, quienes menos aseguran mirar fotos y videos de índole sexual en la oficina son los chilenos (14%) y colombianos (12%).

“Centrándonos en América Latina, México ocupa el tercer lugar en cuanto a usuarios que ven contenido para adultos en el trabajo, solo por debajo de Perú y Brasil. De los latinoamericanos que utilizan su PC para esta actividad en sus lugares laborales, 19% son hombres mexicanos y 9% son mujeres de este país”, detalló para Forbes México, Roberto Martínez, analista senior de seguridad en Kaspersky Lab.

Lee también Los adolescentes mexicanos pasan 12 horas al día en sus celulares

PUBLICIDAD

En cuanto a las mujeres en la región, las colombianas son las que más caen en este hábito con 13%, seguidas por peruanas, con 10%, y mexicanas y brasileñas, con 9%. Al final de la lista están argentinas y chilenas, con 7% y 4% respectivamente.

En el estudio se detalla que a principios de este año, más de 17% de los usuarios mexicanos infectados por malware móvil en 2017 sufrieron ataques relacionados con temas pornográficos.

“La pornografía, además de ser un producto que genera grandes ingresos, es utilizada como una herramienta para realizar actividades maliciosas. Un estudio realizado por Kaspersky Lab identificó 27 variaciones de malware para computadoras, que pertenecen a tres familias reconocidas, que usan contenido pornográfico para ocultar su verdadera funcionalidad. El uso más activo de los temas porno se encuentra en las amenazas móviles, seguido por troyanos bancarios disfrazados de reproductores de video porno. Posteriormente, el malware con acceso root y el ransomware. Este último, a menudo viene en forma de aplicaciones legítimas para sitios pornográficos conocidos”, señaló.

El estudio de CORPA y Kaspersky mostró también que los troyanos bancarios (un tipo de malware) disfrazados de reproductores de video porno ocupan el segundo lugar entre los tipos más extendidos de malware accionado por la pornografía. Le siguen el malware con acceso root y el ransomware. “Este último, en muchos casos, utiliza tácticas de scareware: un programa malicioso en el PC que bloquea la pantalla y muestra un mensaje que indica que se ha detectado contenido ilegal y, por lo tanto, el dispositivo se ha bloqueado. Para desbloquearlo, la víctima debe pagar un rescate”, señala Karpersky.

“El riesgo de infección existe y está presente tanto en sitios para adultos, como en aquellos que no tienen nada que ver con pornografía. En el caso de los primeros, los estafadores están bien preparados para atraer a los usuarios. Sin embargo, no basta con que los empleados eviten la pornografía online y las apps sospechosas. Lo importante es mantener siempre protegidos los dispositivos, tanto los de los propios trabajadores, como los de toda la organización”, dice Dmitry Bestuzhev, director del Equipo de Investigación y Análisis para Kaspersky Lab América Latina.

¿Existe el riesgo de que esta actividad crezca en México?

“Al no haber controles de gestión en las compañías ni cultura de ciberseguridad en los usuarios, esta práctica seguirá ocurriendo y podría causar mayores daños. Además, una víctima infectada con un programa malicioso habilitado por contenido para adultos podría dudar de informar acerca del incidente, dado a que el simple hecho de buscar contenido pornográfico en la computadora del trabajo se considera grave. Desde la perspectiva del atacante, una persona con este perfil es una víctima mucho más conveniente. Esta es una de las razones por las que vemos tantos ataques con malware porno”, dice el especialista.

Otros riesgos

Además de mirar contenidos de índole sexual en el trabajo, la reciente encuesta –que se enmarca en la campaña “Resaca Digital”, promovida por la compañía global de ciberseguridad para concientizar sobre los riesgos a los que están expuestos los internautas cuando navegan sin precaución-, mostró que los hombres son quienes más compran en línea mientras se desempeñan laboralmente: en promedio, 42% de ellos lo hace, principalmente jóvenes de entre 25 y 34 años. En contraste, quienes menos practican esto, son mujeres de 18 a 24 años.

Asimismo, 73% de los trabajadores latinoamericanos -hombres y mujeres- declara leer su correo personal en la oficina, y 49% afirma que revisa y postea en sus redes sociales. De estos, 40% no ve mayores inconvenientes, debido a que en el trabajo “pasa la mayor parte del día”.

 

Siguientes artículos

En México, 47.3 millones de personas escuchan música vía streaming
Por

Spotify es la plataforma que cuenta con la mayor cantidad de usuarios en el país, seguida de iTunes/Apple Music, Google...