La posibilidad de que Estados Unidos salga del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se ha acortado, según analistas, sin embargo, en caso de que ello ocurra, México seguirá siendo competitivo, de acuerdo con especialistas.

“Las cadenas de suministro no se romperán por decreto, pues están muy integradas entre México, Estados Unidos y Canadá. Lo que sucederá es que si se rompe el TLCAN existirá un periodo de incertidumbre, y las empresas norteamericanas que manufacturan en el país y consumen productos nacionales lo seguirán haciendo con o sin el tratado”, comentó José Ambe, director general de Logística de México.

En caso de que se dé por terminado el TLCAN, México podría recurrir al reglamento de la OMC y la base de nación más favorecida (NMF), cuya premisa es que debe existir igual trato para todas las partes comerciales.

“En ese caso, México enfrentaría un arancel de entre 4% y 6% en la mayoría de los productos, sólo en algunos casos como la fabricación de camionetas en el país enfrentaría hasta el 25% porque Estados Unidos lo aplica de forma estructural a todos los países. Eso implica un aumento en los aranceles que pagaría el país, aunque tampoco sería exorbitante”, comentó José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), en anterior consulta.

PUBLICIDAD

Te recomendamos: Éste es el Plan B de México en caso de que el TLCAN llegue a su fin

“Lo que hemos revisado es que a pesar de pagar la carga impositiva (de acuerdo con la OMC), seguiría siendo atractivo para las empresas norteamericanas comprar producto nacional y también para las empresas nacionales adquirir productos estadounidenses. Lo que vemos en logística es que las empresas seguirán trabajando y colaborando entre los tres países, con un comercio integrado. Cada vez vemos posibilidad de que se dé la renegociación del TLCAN”, agregó José Ambe, quien también es vicepresidente del Comité de Comercio Exterior y Logística de la American Chamber of Commerce en México (AmCham).

La séptima ronda de la renegociación del acuerdo comercial comenzó el domingo en la Ciudad de México y se espera termine el 5 de marzo de 2018.

“Vemos poco probable que Estados Unidos salga del TLCAN, más bien lo estaría utilizando como medida de presión para efectos de que México y Canadá accedan a sus demandas. No es un escenario tan factible, aunque puede suceder. Hay un 55% de probabilidad de que se dé el término de la renegociación dentro del primer trimestre de 2018”, comentó César Buenrostro, socio líder de Comercio Internacional y Aduanas de KPMG en México.

Puedes leer: Camionetas pickup pagarán los platos rotos si EU sale del TLCAN

 

Siguientes artículos

euro-negocios
Euro sube a la espera de discursos de jefes de bancos centrales
Por

En medio de un repunte del dólar desde que tocó un mínimo de tres años el 16 de febrero, la moneda única subía 0.3% a 1....