Desde principios de la década, las personas que viven en los países que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) han experimentado varias conmociones importantes, entre ellas una pandemia, inflación creciente y una guerra, lo que ha propiciado disminución de la confianza en sus gobiernos nacionales; sin embargo, México se sale del promedio y destaca por la alta confianza que manifiesta la población.

De acuerdo con la “Encuesta sobre los factores que impulsan la confianza en las instituciones públicas: resultados de 2024”, 44% de los encuestados en los países de la OCDE tiene poca o ninguna confianza en su gobierno nacional, pero en unos pocos países (Luxemburgo, México y Suiza), la mayoría de las personas tiene una confianza alta o moderadamente alta en el gobierno.

La OCDE explicó que entre las diferentes ramas del gobierno nacional, el gobierno ejecutivo generalmente genera menos confianza que el sistema judicial (que incluye tribunales inferiores y nacionales), pero más confianza que el parlamento nacional; sin embargo, en Chile, Colombia, Corea, México y la República Eslovaca, la confianza en el sistema judicial es igual o incluso menor que la confianza en el gobierno nacional.

En cuanto a la confianza en los diferentes niveles de gobierno, la confianza en el gobierno local generalmente excede la confianza en los gobiernos nacional y regional, pero en Irlanda, Corea y México es más probable que la gente tenga una confianza alta o moderadamente alta en el gobierno nacional que en el local.

El organismo señaló que en comparación con 2021, en promedio, la gente tiene percepciones ligeramente más positivas sobre la confiabilidad y apertura de las instituciones públicas y un poco menos sobre su equidad, capacidad de respuesta e integridad, pero esto esconde importantes diferencias entre países. 

En Australia, Colombia y México, las percepciones promedio de todos los factores de gobernanza pública mejoraron entre los dos, “no sorprende que estos sean países donde la confianza en el gobierno nacional también aumentó”, mencionó.

La OCDE destacó que tener un título universitario se asocia con 13 puntos porcentuales más de confianza en el gobierno en promedio en todos los países en comparación con aquellos que no completaron estudios más allá de la educación secundaria inferior.

No obstante, en Reino Unido y, en menor medida, en México, las personas con niveles más altos de educación tienden a tener niveles más bajos de confianza alta o moderadamente alta en su gobierno nacional que las personas con niveles más bajos de educación.

Otros hallazgos de la encuesta revelan que poco más de un tercio de las personas (37%) cree que el gobierno puede equilibrar adecuadamente las necesidades de las diferentes generaciones, mientras que el 41% no lo cree así. 

Sin embargo, los resultados varían entre países, México y Suiza son los únicos países en los que más de la mitad de la población adulta confía en que el gobierno equilibra adecuadamente los intereses de las generaciones actuales y futuras.

Violencia preocupa a los mexicanos

Pese a este contexto, un área importante de preocupación en muchos países es la seguridad individual y nacional. Un promedio de 30% de las personas en los países participantes mencionan el crimen o la violencia entre los tres principales problemas que enfrenta su país, y el 11% está preocupado por la defensa y los asuntos exteriores, incluidos la guerra y el terrorismo. 

Sin embargo, en ambas preocupaciones, la variación entre países es muy grande: mientras que sólo 4% menciona la violencia entre sus principales preocupaciones en Estonia, la proporción supera el 60% en Chile (62%), Costa Rica (63%), México (70%) y Suecia (65%). 

Te puede interesar: Agitación política y contaminación, entre los problemas que afectarán a París 2024

Suscríbete a nuestro canal de YouTube y no te pierdas de nuestro contenido

 

Siguientes artículos

Sheinbaum-Suprema-Corte
Sheinbaum descarta reunirse con la ministra presidenta de la Corte
Por

La próxima presidenta señala que el espacio de diálogo sobre la reforma al Poder Judicial está en el Congreso.