Las campañas electorales de 2018 serán las más costosas de la historia del país.

De acuerdo con el Proyecto de Financiamiento Público para las actividades de campaña, aprobado por el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) se destinarán 2,148 millones de pesos para los gastos de campaña de los nueve partidos que se integrarán a la contienda.

Esta cantidad es 21.76% más alta que lo que se destinó a las campañas electorales durante 2010, cuando se otorgaron 1,680.5 millones de pesos.

Asimismo, se destinarán 42,963,332 pesos para el financiamiento de las candidaturas independientes.

PUBLICIDAD

Además, no contempla el financiamiento a los partidos para actividades ordinarias de los partidos políticos, actividades específicas, franquicia postal y franquicia telegráfica que da una suma final de 6,702 millones de pesos.

De acuerdo con el artículo 51 de la Ley General de Partidos Políticos, el monto anual por distribuir entre los partidos se determinará conforme el número total de ciudadanos inscritos en el padrón electoral multiplicado por el 65% de la Unidad de Medida y Actualización (UMA), que en 2017 se fijó en 75.49 pesos.

En el caso de años de elecciones las dos Cámaras del Congreso de la Unión otorgará a cada partido ara gastos de campaña un monto equivalente a 50% del financiamiento público para el sostenimiento de sus actividades ordinarias permanentes que le correspondan ese año, detalla la Ley.

Este representa un gasto necesario y no tan oneroso para una democracia de más de 120 millones de habitantes, apuntó en entrevista con Forbes, Sunny Villegas, investigadora del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP).

“México vive una democracia que es bastante joven y el hecho de que se busque ser más eficiente y con resultados más transparentes en los procesos electorales cuesta realmente. Siempre va a haber prioridades, habrá gente que opine que es mejor gastar en otras cosas pero hay que reconocer que esto es necesario porque si no podríamos estar favoreciendo a unos cuantos candidatos”, detalló la especialista.

Al dar a conocer esta cifra, el consejero presidente, Lorenzo Cordova, señaló que, aunque se trataba del monto más alto de la historia que el Estado Mexicano ha destinado para financiar la política, éste generaba las bases para propiciar condiciones de equidad y autonomía de la política frente a los intereses privados o eventualmente ilegales.

La Ley establece que los partidos políticos podrán recibir financiamiento que no provenga del erario público en modalidades de financiamiento por la militancia, de simpatizantes, autofinanciamiento y financiamiento por rendimientos financieros, fondos y fideicomisos.

El artículo 54 de esa misma Ley establece que no podrán realizar aportaciones o donativos a los partidos políticos ni a los aspirantes, precandidatos o candidatos a cargos de elección popular, en dinero o en especie, por sí o por interpósita persona y bajo ninguna circunstancia los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de la Federación y de las entidades federativas, y los ayuntamientos, salvo en el caso del financiamiento público establecido en la Constitución y esa Ley, las dependencias, entidades u organismos de la Administración Pública Federal, estatal o municipal, centralizada o paraestatal.

Tampoco podrán realizar aportaciones las personas morales, personas físicas o morales extranjeras, organismos internacionales de cualquier naturaleza y las personas que vivan o trabajen en el extranjero.

Actualmente no existen condiciones para abrir el financiamiento de las campañas electorales al sector privado, consideró Villegas.

“Mientras tengamos factores como el clintelismo, en donde se hacen promesas de trabajo y no tengamos una administración publica profesional, no tendremos garantía de que estos financiamientos privados no se den a cambio de algo, es por eso que se tiene que tener mucho cuidado y por tanto el poner topes a este tipo de financiamientos, son muchos los factores que están involucrados y hay que regular bien si se da la iniciativa privada de estos rubros”, dijo.

 

Presupuesto del INE

El presupuesto de este año para el INE también será el más alto de la historia, en un año electoral.

De acuerdo con el Presupuesto de Egresos Federal 2018, este organismo autónomo recibirá 24,215 millones de pesos para su ejercicio.

Este monto es 34.11% más alto que el de 2012, cuando se destinó 15,953 millones de pesos para el gasto de este organismo y 50.88% más que el de 2006, cuando se entregaron al entonces Instituto Federal Electoral (IFE) 11,892 millones de pesos.

Te puede interesar: Programas sociales, sin blindaje ante uso electoral: Gesoc

 

Siguientes artículos

Estos son los límites del financiamiento privado a partidos políticos
Por

En México, existe un sistema de financiamiento mixto de los partidos políticos, es decir, pueden recibir financiamiento...