La llegada del coronavirus Covid-19 no fue repentina para la población de Metz, una pequeña ciudad localizada al norte de Francia, pues sus habitantes ya habían escuchado de los contagios en Italia y en otros países europeos. Sin embargo, los residentes no creían o no querían creer que el virus llegaría a su hogares.

“El primer gran brote fue en la región de Alsacia que colinda con Alemania, después de un encuentro de evangelistas. Desde entonces se nos invitaba a ser cautelosos, a mantener una distancia y aumentar las medidas de higiene. Recuerdo salidas con amigos en las que de repente salía el tema, pero todos nos mostrábamos escépticos y lo sentíamos lejano”, relata Fernanda Román, una joven mexicana a Forbes México.

Román, que vive en Francia desde hace tres años con su esposo, dijo que a pesar de que se hablaba cada vez más en las noticias sobre el coronavirus, la gente vivía con normalidad, incluso después de que el 6 de marzo el presidente Emmanuel Macron anunciara que el país pasaba a la fase 3 de la epidemia.

“Esa misma semana una colega tuvo que irse a su casa porque había estado en contacto con alguien que había dado positivo por coronavirus. A pesar de esto la organización gubernamental donde trabajo no tomó precauciones. Fue hasta el viernes –20 de marzo— que algunas directivas anunciaron, ante la presión de las trabajadores, que tenían que organizarse para cuidar a sus hijos”, cuenta Román, que trabaja para Comunidad de Comunas del país Haut Val d’Alzette (CCPHVA).

En ese contexto, el Gobierno de Francia propuso a los trabajadores con hijos que podrían tener días de enfermedad pagados hasta un 80% del salario y ahora intenta convencer a las empresas de que no despidan a sus empleados, a través de un esquema que les permite reducir las horas de trabajo sin que el trabajador sufra un golpe salarial.

El 17 de marzo, Francia aprobó un fondo por 45, 000 millones de euros de medidas de crisis  para ayudar a empresas y trabajadores de acuerdo con Reuters. Ese mismo día, el gobierno francés anunció el confinamiento total para la mayoría de las personas.

Fernanda Román explica que cuando las personas salen, tiene que llenar un formato que indique el motivo de su salida con nombre y dirección. Sin embargo,  muchas personas continuaron saliendo sin precaución.

“Hay mucha gente que ha sido multada hasta con 135 euros y esta semana algunas ciudades empezaron a aplicar un toque de queda.  El número de casos aumenta, se habla de una incompetencia por parte del gobierno por no haber tomado medidas a tiempo ni dar órdenes claras, por la falta de mascarillas en los hospitales y la ausencia de pruebas del Covid-19”, detalló Román vía correo electrónico.

El impacto será severo sobre el crecimiento francés en 2020, de varias décimas de PIB“, ha señalado el ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, en la emisora France Inter.

La joven recomienda a los mexicanos no ser incrédulos ante el virus, porque admite haber sido parte de este grupo hasta que le tocó vivir de cerca la contingencia.

“Ahora veo que la situación se salió de control. Gran parte de casos y el confinamiento total hubieran sido evitados con una mayor consciencia de la sociedad y del Estado. La pandemia nos pide actuar solidaria y responsablemente. Eso implica quedarme en casa si puedo, informarme bien, verificar mis fuentes antes de compartir en grupos y en redes sociales así como preguntarme dos veces ¿realmente necesito tanto papel de baño?”, contó Fernanda Román.

Córdoba, España

En España tampoco fue una sorpresa la llegada del coronavirus, que ha provocado la muerte de más de 4,000 personas hasta el 26 de marzo. Alan Cuevas, de 28 años, cuenta que reina un ambiente de incertidumbre y frustración al no poder llevar a cabo una vida normal y tampoco saber cuando va a recuperarla.

“Es increíble ver las calles vacías y silenciosas de un país acostumbrado al ruido y a la vida en la calle. La mayoría de los negocios deben permanecer cerrados. Los supermercados por el contrario, han recibido (sobre todo los primeros días) un número importante de personas, aunque en muchos de ellos ya hay controles de aforo y de higiene”, comenta el joven mexicano que lleva más de 15 años viviendo en Córdoba.

Los proveedores de  frutas y verduras frescas en Europa advierten que cada vez serán más escasas en Europa, a medida que la pandemia de coronavirus va obstaculizando el tráfico mundial tanto de los productos como de los trabajadores necesarios para recoger las cosechas.

El presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, propuso este jueves, en la cumbre virtual extraordinaria del G20, que la Organización de las Naciones Unidas se convierta en el centro de respuesta multilateral a la crisis del coronavirus.

Alan pasa el confinamiento con su novia, de nacionalidad italiana, pero no puede visitar fácilmente a su madre, pues la policía puede multarlo en la calle “sin una razón válida”. “Tenemos que ser pacientes, pues el gobierno acaba de decretar al menos dos semanas más de confinamiento”, señala.

El Congreso de España votó a favor de extender las medidas de emergencia -incluida la cuarentena que ha obligado a que las personas se confinen en sus casas, salvo para viajes esenciales para conseguir alimentos, medicinas y a su trabajo-  por 15 días más, hasta el 12 de abril.

Cuevas, que nació en la Ciudad de México, recomienda a sus compatriotas actuar a tiempo desde las fases iniciales.“Intenten desde ya salir lo menos posible, trabajar desde casa y tomar medidas de higiene con el fin de proteger a la población en riesgo y evitar la saturación de hospitales. Esto se traduce en cortar desde ya la propagación del virus y no cuando haya un número significativo de contagiados como ocurrió en Italia o España”, comenta.

Lisboa, Portugal

En Lisboa, Portugal, también han echado a andar la fase 3 y la gente ya se encuentra en sus casas. “La situación no va a mejorar por lo menos de aquí al final de marzo, va a empeorar”, dice Francisco Carillo, mexicano de 32 años que lleva cinco años viviendo en el país europeo.

“El problema fue cuando empezó en Italia ya que  los primeros casos aparecieron por gente que vino de Italia por una feria que hubo de calzado y de hecho empezó en el norte de Portugal. Empezaron los problemas de compras de pánico de gel antibacterial, mascaras y kleenex, mucha gente no se lo esperaba, no vio la gravedad del asunto”, explica vía telefónica.

Carillo dijo que la situación se salió de control cuando la gente, sobre todo joven, empezó a viajar sabieno que empezaban aparecer los casos y pensaban que no iba a pasar nada. “Empezó a aparecer mucha gente asintomático o que lo agarró y no sabía hasta que llegaba aquí”, agrega.

Portugal registró al 26 de marzo 3,544 casos de coronavirus, pero con 60 casos de decesos, mucho menos que los registrados en Italia con 8, 165, España 4,145 y Francia 1, 331.

Los presidentes y primeros ministros de Francia, Italia, España, Bélgica, Portugal, Grecia, Luxemburgo, Eslovenia e Irlanda han escrito una carta al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en la que le piden “un instrumento de deuda común emitido por una institución europea”, es decir, coronabonos para recaudar fondos en el mercado y luchar contra la pandemia de coronaviurs.

El futbolista Cristiano Ronaldo y el representante de fútbol Jorge Mendes sumaron fuerzas el martes para donar equipamiento de emergencia a los hospitales portugueses que cuidan a pacientes con coronavirus.

Los dos entregarán material para dos salas del hospital Santa María de Lisboa, proporcionando a las salas 10 camas para cada una, ventiladores, monitores cardíacos, bombas de infusión y jeringuillas, dijo el hospital en un comunicado.

Seattle, Estados Unidos

En Seattle, Estados Unidos, todo parecía normal hasta principios de marzo, cuando se incrementaron las medidas de limpieza, de acuerdo con Nelly Edwards, quien recientemente se mudó a la ciudad del estado de Washington.

“A inicios de marzo la gente comenzó a vivir –como en diversas partes del mundo—desabasto de productos desinfectantes en las tiendas y los geles antibectariales subieron de precio, pero aún no se vivía el pánico y”, señala la joven de 30 años de edad.

Su esposo, que trabaja para Amazon, comenzó a trabajar desde casa al igual que otras empresas grandes que se encuentran en el centro de la ciudad. “Día a día los restauranteros perdían sus ventas porque comenzaron a cerrar y otras más, comenzaron a ir en quiebra, igual que otros pequeños negocios como cafeterías”, cuenta Edwards a Forbes México.

Lee: Estados Unidos podría ya estar en recesión económica por pandemia de coronavirus: Fed

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), un organismo de la ONU, había estimado hace una semana que, basándose en diferentes escenarios para el impacto de la pandemia en el crecimiento, las filas de desempleados en el mundo aumentarían entre 5.3 millones y 24. 7 millones de personas.

La joven mexicana narra, de 31 años, cuenta que hasta hace una semana aún veía a niños jugando y personas haciendo picnic, deporte o paseando a sus perros en el parque como si fuera un día normal a pesar de las medidas.

Al cabo de unos días, los supermercados como el Costco, Safeway, QFC y Whole Foods estaban repletos de gente haciendo filas y compras de pánico que dejaron los anaqueles sin enlatados, sin productos de limpieza y sin papel de baño.

“La gente se ve paranoica, mucha gente llevaba cubre bocas. Por ahora vivimos tranquilos, no salimos a restaurantes como lo habíamos estado haciendo, evitamos reuniones a donde nos han invitado amigos, evitamos salir en general. Sólo vamos al parque a pasear al perro. El ritmo de vida cambio mucho pues realmente evitamos salir, a veces pedíamos el súper en línea por Amazon Fresh, pero por el momento al parecer no hay repartidores, o no se dan abasto”, cuenta vía electrónica.

En una medida por controlar sus artículos a la venta y sus precios, Amazon informó el martes que ha sacado a casi 4,000 vendedores de su plataforma por aumentar sus precios durante la pandemia de coronavirus

El número de casos de coronavirus en Estados Unidos llegó este jueves a 81,378, más que los 81, 285 de China y los 80,539 de Italia, según el recuento de Reuters.

Con información de Reuters 

 

Siguientes artículos

Carbon, unicornio de impresión 3D crea mascarillas e hisopos contra el coronavirus
Por

En Estados Unidos hay 47,000 impresoras 3D, la mayoría de ellas podrían fabricar equipo médico, ante la alta escasez. Em...