Por Lauren Gensler

Casi tres años después de su exitosa salida a la bolsa, la compañía israelí Mobileye ha superado las expectativas y el entusiasmo por los automóviles autónomos con una oportuna adquisición.

El lunes pasado, Intel dijo que pagaría 15,300 millones de dólares (mdd) por Mobileye,—empresa dedicada al desarrollo de software para conducción autónoma—, la mayor adquisición de una compañía de tecnología israelí. Intel pagará 63.54 dólares por acción en efectivo, lo que representa un excedente del 36% sobre el precio de cierre del viernes, equivalente a 46.88 dólares.

Las acciones de Mobileye aumentaron, durante las operaciones matutinas, un 30% para llegar a los 61.48 dólares por acción, mientras que las acciones de Intel cayeron un 2%.

El acuerdo representa final feliz para la corta temporada de Mobileye en el mercado bursátil. La compañía salió a la bolsa de Nueva York en 2014 y en ese entonces recaudó 890 millones de dólares en lo que fue (y sigue siendo) la mayor oferta pública de una compañía israelí en Estados Unidos. El debut público dio a Mobileye una valuación inicial de 5,300 millones y las acciones subieron 48% en el primer día de negociación, a pesar de una venta global que tenía a los mercados en rojo.

En los años transcurridos desde entonces, las acciones de Mobileye subieron y bajaron y se convirtieron en las favoritas para vender en corto apostando en contra. El interés en corto alcanzó su máximo histórico en 2015 con una cuarta parte de las acciones en circulación. La prominente empresa de venta en corto Citron Research ha criticado en varias ocasiones a Mobileye diciendo que sus acciones son caras y no valen la pena. (Este lunes, Citron señaló que “mientras seguimos preguntándonos qué sucedió… hoy es sin duda el día de Mobileye y se merece nuestro reconocimiento”).

Lee también: Mobileye quiere enseñarle a los vehículos autónomos a romper las reglas

La acciones de la compañía cayeron el año pasado cuando la colaboración de Mobileye y Tesla se vino abajo. Mobileye había estado proporcionando tecnología clave a Tesla para sus coches autónomos, pero las dos compañías se separaron después de un accidente fatal donde estuvo involucrado un modelo S.

Si bien la competencia se ha intensificado, los inversionistas siguen siendo optimistas sobre el futuro de los automóviles autónomos. En los últimos 12 meses, las acciones de Mobileye han subido 38% y su capitalización en el mercado se ha disparado a 13,600 millones de dólares. Las acciones han obtenido un precio impresionante de ganancias de 103, mientras que otras empresas de automóviles autónomos, como Autoliv y Delphi, comerciaron en un múltiplo por debajo de los 20.

El tamaño del acuerdo de Mobileye empequeñece otras actividades de fusiones y adquisiciones en Israel, un país con una escena tecnológica en auge que no es ajeno al interés de gigantes estadounidenses como Facebook, Apple e IBM. El año pasado el agregado de acuerdos comerciales en Israel subió a 16,800 millones de dólares, frente a los 7,200 millones de dólares en 2015, según PwC. (Esta cifra excluye la adquisición de Teva por Allergan por 39,000 millones de dólares, que los autores llaman una anomalía).

Ésta no es la primera vez que Intel y Mobileye han colaborado. Las dos compañías, junto con BMW, están trabajando para tener, a finales de año, 40 automóviles autónomos en la carretera.

Al explicar el acuerdo comercial en un comunicado a los empleados, el director ejecutivo de Intel, Brian Krzanich, describió el acto como una oportunidad de 70,000 millones de dólares en automóviles autónomos para el 2030. “Muchos de ustedes se han preguntado por qué pensamos que los automóviles y vehículos autónomos son tan importantes para el futuro de Intel. La respuesta es DATA “, dijo Krzanich. “Nuestra estrategia es hacer de Intel la fuerza impulsora de la revolución de datos en todas las tecnologías y en todas las industrias”.

[graphiq id=”2XKoZH8BjYp” title=”Intel Corporation (INTC) Stock Price” width=”600″ height=”657″ url=”https://sw.graphiq.com/w/2XKoZH8BjYp” frozen=”true”]

Se espera que el acuerdo se cierre antes de fin de año. En un memorándum a los empleados, los cofundadores de Mobileye, Amnon Shashua y Ziv Aviram, dijeron que el nombre y la marca de la compañía permanecerán intactos y que seguirán manejando la compañía como lo han hecho en el pasado.

Las ganancias de Mobileye superaron los 180 millones de dólares el año pasado, con ingresos de 358 millones de dólares e Intel espera que la adquisición impulse de inmediato sus ganancias y flujo de efectivo.

 

Siguientes artículos

walmart
Walmart quiere abrir tiendas pequeñas en México
Por

La apertura de tiendas más pequeñas forma parte de la estrategia de la firma para llegar a más comunidades y así cumplir...