La secretaría de Hacienda anunció un plan de estímulos por 485,000 millones de pesos para estimular la economía a través de obras de infraestructura y crédito a empresas, sin embargo, Moody’s afirma que el impacto de estas medidas sobre el crecimiento será limitado, además de que el plan evidencia la preocupación de las autoridades sobre la desaceleración.

“El anuncio del paquete de estímulo fiscal confirma que la desaceleración económica es un tema de creciente preocupación para las autoridades y da una señal de cómo el gobierno podría utilizar la Banca de Desarrollo para apoyar el crecimiento. Moody’s prevé que el paquete tendrá un impacto limitado sobre el crecimiento y, por lo tanto, no cambia su proyección de crecimiento de 1.2% para este año y 1.5% para 2020, con riesgos a la baja para ambos años”, señala Ariane Ortíz, analista soberana para  México

El paquete anunciado por el gobierno contempla 50,000 millones de pesos para obras de infraestructura, 320,000 millones de pesos para estimular créditos para capital productivo y 115,000 millones de pesos para licitaciones adelantadas, esto suma los 485,000 mdp que representan cerca de 2% del PIB.

“El paquete, que equivale a 25 mil millones de dólares, tendrá un efecto diferido y enfrenta riesgos de implementación, ya que la ejecución presupuestaria ha estado por debajo de lo aprobado en lo que va del año. Dado que la mayor parte del estímulo involucra préstamos a través de la Banca de Desarrollo y el uso de APPs, el impacto sobre las cuentas fiscales muy probablemente será limitado”, advierte la analista de Moody’s.

El plan fue anunciado ante la debilidad mostrada por la economía mexicana, pues entre abril y junio creció apenas 0.1% y en el primer semestre del año el avance fue de apenas 0.3% en comparación con el año previo. Pese a que las cifras son bajas, la economía nacional libró un escenario de recesión técnica, que lucía inevitable a los ojos de algunos análisis, como el difundido a inversionistas por JP Morgan, la semana pasada.

Lee también: Recesión técnica en México parece inevitable: JP Morgan

Ante este escenario, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, descartó que la economía se encuentre en una fase recesiva, pero reconoció que sí existe una desaceleración pronunciada.

“México no está en recesión y una recesión no necesariamente es una crisis”, dijo durante una conferencia de prensa ofrecida este miércoles.

 

Los ‘fantasmas’ de la desaceleración económica mexicana

 

Siguientes artículos

Los ‘fantasmas’ de la desaceleración económica mexicana
Por

México logró esquivar una recesión, pero no la desaceleración que se ha reflejado en la debilidad de algunos indicadores...