Contrario a lo que arrojaban algunos pronósticos, el Producto Interno Bruto (PIB) del país logró un crecimiento marginal de 0.1% entre abril y junio de 2019, con lo cual se logró esquivar una recesión técnica, pero no la desaceleración de la economía mexicana.

En el trimestre anterior se vio una contracción del 0.2%, y para el segundo cuarto del año se esperaba una caída de 0.1% en el PIB, de acuerdo con la estimación media de 11 analistas encuestados por Bloomberg. Incluso, uno de los miembros del Banco de México (Banxico) había sugerido en la minuta de la reunión de junio la posibilidad de una ligera recesión.

Esta mañana, el nuevo secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera, admitió que se registran crecimientos marginales.

¿Qué está ocasionando la debilidad en la economía o qué hay detrás de ella?

Existen diversos indicadores económicos que han mostrado contracciones en los últimos meses.

De acuerdo con Ignacio Martínez, coordinador de Análisis en Comercio, Economía y Negocios (LACEN-UNAM), el débil comportamiento económico durante el segundo trimestre de 2019 refleja las contracciones en inversión pública y la inversión fija bruta en mayo y abril, respectivamente.

“Las actividades secundarias (económicas) no mostraron variación durante el trimestre que comprende de abril a junio; las terciarias son las que impulsan el PIB al crecer 0.2%, mientras que las primarias cayeron 3.4%”, añade el especialista en un reporte.

TE PUEDE INTERESAR: Empresas mexicanas, con débiles resultados en segundo trimestre de 2019: analistas

De igual manera, Ignacio Martínez señala que esta desaceleración se manifiesta también en la caída de 10.3% en el comparativo anual de la producción generada por las empresas constructoras en mayo. A su vez, entre otros indicadores, la actividad industrial registra caídas, mientras que los precios al consumidor presentan incrementos, con una inflación anual de 3.95%.

El Indicador de Confianza del Consumidor reportó en junio de 2019 una disminución mensual de 0.6 puntos. Y las Expectativas Empresariales en el sector manufacturero sobre la producción en el sexto mes aumentaron 0.9 puntos, aunque en igual mes de 2018 el estimado era de 3.1.

Al respecto, LACEN estima que la economía mexicana crezca 1% para el cierre de 2019. El Fondo Monetario Internacional (FMI) bajó el estimado de crecimiento de México de 1.6% a 0.9% para el presente año, en tanto que para el 2020 lo ubicó en 1.9%.

“Si el gobierno ejerce el gasto programado en infraestructura pública, la inversión, gasto y consumo, además de las exportaciones, principalmente manufactureras, estarían provocando para 2020 un crecimiento en el PIB de 111.11%”, agrega Martínez.

Por su parte, Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco BASE, indica que hacia adelante es importante que exista mayor certidumbre para que la inversión se recupere y la economía crezca a tasas más grandes.

PUEDES LEER: La Fed recorta su tasa de interés por primera vez en una década

“También será clave que el gasto de gobierno se reactive, pues durante el primer semestre, el gobierno mostró un subejercicio de 5.9%, equivalente a 174.5 mil millones de pesos. Finalmente, un entorno más acomodaticio de la política monetaria podría apoyar al crecimiento de la economía mexicana”, opina.

Este 31 de julio, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) estimó que el crecimiento económico en la región mantendrá su trayectoria descendente durante 2019, ante la incertidumbre y complejidad internacional, así como por un débil comportamiento de la inversión, las  exportaciones y el consumo.

TE RECOMENDAMOS:

Economía mexicana evita la recesión: crece 0.1% en segundo trimestre

 

Siguientes artículos

No hay recesión, pero sí desaceleración económica: Hacienda
Por

El titular de la dependencia señaló que se espera que para el segundo semestre de este año la economía entre en un perio...