Moody’s  retiró el “beneficio de la duda” y castigó la calificación crediticia de México con un cambio de perspectiva a negativa desde estable, al tiempo que afirmó la nota en A3 para moneda local y extranjera.

“La decisión de Moody’s de cambiar la perspectiva a negativa de las calificaciones A3 de México fue motivada por el debilitamiento del marco de política en dos aspectos clave, con potenciales implicaciones negativas para el crecimiento y la deuda”, detalló la institución crediticia en un comunicado.

Hace unos momentos Fitch Ratings también dio a conocer que redujo en un peldaño la nota soberana de México, de BBB+ a BBB con perspectiva estable.

Fitch baja la calificación soberana de México

Primero, la firma mencionó que las políticas económicas del gobierno del gobierno de Andrés Manuel López Obrador son menos predecibles y efectivas y están afectando negativamente la confianza de los inversionistas y las perspectivas económicas de mediano plazo.

En segundo lugar, citó un menor crecimiento económico, aunado a cambios en la política energética y al papel que juega Pemex, pues introducen riesgos para la perspectiva fiscal de mediano plazo, a pesar del compromiso del gobierno con mantener una política fiscal prudente en el corto plazo.

La calificadora ejemplificó la poca claridad sobre el uso del fondo de estabilización de los ingresos petroleros.

“Son situaciones que introducen incertidumbre y disminuyen la posibilidad de predecir las políticas, circunstancia que está afectando el sentir de los inversiones y las perspectivas de crecimiento”.

 

Siguientes artículos

Tortillas y pan, ‘amenazados’ por aranceles de Trump a México
Por

José Luis González Aguilera, coordinador del CAP, dijo que el gobierno mexicano debe “ponerse las pilas” para aplicar un...