DW.- Rusia tiene más de medio millón de personas infectadas con la Covid-19. Cifras que colocan al país en el tercer lugar a nivel mundial. Pero oficialmente hay menos de 8.000 muertos.

Una cifra que podría estar manipulada.En la sala de Anna Klotschkova hay una fotografía de su madre Galina Olejnik. Cuando esta se enfermó de COVID-19, Anna tuvo que rogar a los médicos para que se llevaran a su madre a una clínica.

Pero Galina murió en un hospital de la región de Yaroslavl el 21 de mayo. Galina trabajaba como recepcionista en un centro de salud en Pereslavl-Zaleski y probablemente fue allí donde se infectó del nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

En su trabajo no contaban con ningún tipo de protección. “Yo misma cosí a mi madre mascarillas de cuatro capas con bandas elásticas”, cuenta Anna. En Rusia, la COVID-19 como causa de muerte debe ser confirmado por un patólogo.

Por esta razón, se ordenó una autopsia a Galina. Anna muestra el certificado de defunción y asegura: “El coronavirus fue una de las causas de la muerte. El día que mi madre murió, oficialmente solo había una víctima masculina con el virus aquí. Mi madre no aparece en las estadísticas”.

Aquella víctima masculina fue confirmada por el gobernador de la región de Yaroslavl, Dmitry Mironov, en su perfil de Facebook. Pero los detalles de las muertes por coronavirus en la región de Yaroslavl no cambiaron hasta una semana después. DW intentó hablar con el departamento de salud de la región, pero aún no hay respuesta.

Mujeres poderosas 2020: descarga gratis la edición impresa de Forbes México

Dudas sobre cifras oficiales Ya en mayo, el diario estadounidense The New York Times y el británico Financial Times cuestionaron las cifras rusas y señalaron que el 70 por ciento de las muertes por Covid-19 en Moscú y San Petersburgo ni siquiera estaban incluidas en las estadísticas oficiales. Las autoridades rusas, sin embargo, afirman que las cifras oficiales son correctas.

El ministerio de Salud ruso informó a DW que su método de recuento se basa en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, el director de emergencias de la OMS, Michael Ryan, dijo que las estadísticas rusas sobre la mortalidad por coronavirus son “difíciles de entender” y que la discrepancia entre el número de personas que enferman y el número de personas que mueren era “inusual”.

En respuesta, la representante de la OMS en Rusia, Melita Vujnovic, señaló en un canal ruso que Ryan no es un estadístico y no tiene experiencia en este campo. Y que solo había expresado su opinión personal. “Por parte de la OMS, no hay objeciones a Rusia en ningún caso”, dijo Vujnovic. Sin embargo, las cifras plantean interrogantes. Por ejemplo, hay dos listas en la región de Arkhangelsk.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

El jefe adjunto del Gobierno Regional, Artjom Wachruschew, confirmó a DW que existen estadísticas separadas para la ciudad de Severodvinsk. “Una parte de la población es atendida por la Agencia Federal de Medicina y Biología (FMBA). Estos son en su mayoría empleados de compañías de armamento.

La FMBA mantiene un registro separado para los pacientes, y éstos no se incluyen en las estadísticas de la región de Arkhangelsk”, según Wachruschew. El ministerio de Salud no contestó a DW dónde se utilizarían los datos recopilados por la FMBA. Boris Ovchinnikov de la agencia de investigación rusa “Data Insight” también tiene dudas sobre las cifras oficiales.

La agencia analizó los datos sobre el aumento del número de infectados con coronavirus en Rusia entre el 30 de abril y el 24 de mayo y encontró que durante este período las cifras terminaron cuatro veces con los dígitos 99: el 30 de abril, las cifras eran 7.099, el 8 de mayo 10.699, el 12 de mayo 10.899 y el 24 de mayo 8.599.

“La probabilidad estadística de que las cifras en tal ventana de tiempo terminen en 99 cuatro veces seguidas es baja”, asegura Ovchinnikov a DW y añade que “al parecer, las autoridades querían dar un número redondo. Pero también saben que la gente probablemente lo encuentra sospechoso. Y antes de publicar los números, los cambiaron a 99”.

De este modo, Ovchinnikov no descarta que los números regionales y federales hayan sido manipuladas. La lista de los médicos A fines de mayo, el ministerio de Salud de Rusia publicó una lista de 101 nombres de médicos que murieron a causa del nuevo coronavirus. Pero los médicos rusos hace tiempo que llevan sus propias estadísticas: la “lista conmemorativa”, en la que ahora hay más de 400 víctimas.

El anestesista moscovita Alexei Erlich es uno de los iniciadores y también considera que los datos oficiales están incompletos: “El ministerio ha excluido al personal auxiliar médico de la lista de empleados y ha declarado a las enfermeras como personal de limpieza.

En nuestra lista conmemorativa también están los conductores de ambulancias que no son considerados como personal médico”. Erlich supone que el Servicio Federal de Supervisión de Rusia en el ámbito de la protección del consumidor y la protección del bienestar humano (Rospotrebnadzor) está mintiendo.

La jefa de dicha institución, Anna Popova, declaró que la tasa de mortalidad entre los médicos durante la pandemia prácticamente no había cambiado en comparación con otros períodos. “Muchos médicos no se hacen pruebas. Conozco hospitales donde se prohíben las pruebas para encubrir las estadísticas. La gente muere, pero no aparece en las estadísticas del coronavirus”, dice Erlich, quien también estuvo infectado con el virus.

Sigue la información sobre la economía y los negocios del Sudamérica en Forbes Colombia

Para el ministerio de Salud de Rusia, la fallecida Galina Olejnik, que trabajaba en la recepción de un centro de salud en Pereslavl-Zaleski, no es considerada como personal médico. Por lo tanto, sus familiares no reciben ninguna ayuda financiera. Sin embargo, ella es parte de la lista elaborada por los médicos.

Algo que para su hija Anna Klotschkova es solo un pequeño consuelo. Ni siquiera pudo asistir al funeral de su madre porque estaba infectada con COVID-19 y tenía que estar en cuarentena. Anna está convencida de que a su madre no le quisieron hacer la prueba durante mucho tiempo, solo para mejorar las estadísticas.

 

Siguientes artículos

Muévete tranquilo: la reactivación responsable de MOBILITY ADO
Por

La solución de movilidad forma parte de la estrategia de MOBILITY ADO para hacer frente a los desafíos del COVID-19 de f...