BARCELONA, España. Hablar del Mobile World Congress, el evento de telefonía móvil más grande del mundo, en buena medida es hablar de Google. Año tras año, aquí se presentan buena parte de los teléfonos que llegarán al mercado a lo largo del año y, ante la ausencia de Apple en la feria, todo se trata de Android.

Ha sido una década de prosperidad para el sistema operativo de Google. Lo que empezó como un esfuerzo a contracorriente, con un ecosistema inexistente y una fragmentación en los dispositivos que sólo aumentaba la complejidad. La solución de la compañía fue crear una plataforma de código abierto que daría a los desarrolladores herramientas uniformes y guías claras.

Ejemplo que ilustra la compejidad del desarrollo para Android vs. iOS.

10 años y 8 versiones después, el SO corre en más de 2,000 millones de dispositivos activos de 1,300 marcas en 24,000 productos únicos, de acuerdo con cifras de la compañía.

Las cifras son importantes, sí, pero ahora Android tiene la mira puesta en los próximos 1,000 millones de usuarios, por lo que está redoblando sus esfuerzos de colaboración con los distintos fabricantes. Esa iniciativa es particularmente importante ahora que Google ha decidido entrar en la fabricación de su propio hardware de la mano de HTC —la que ha comprado parcialmente—.

PUBLICIDAD

Así, durante este MWC, la empresa pondrá el énfasis en dos programas: Android Oreo (Edición Go) y Android One, dos programas que ayudan a los usuarios a saber exactamente qué pueden esperar cuando utilizan un dispositivo Android.

 

Android Oreo (Edición Go)

Más de 1,300 millones de personas en el mundo aún usan feature phones, es decir, equipos sin capacidades inteligentes ni acceso a una tienda de aplicaciones, por lo que Google está empujando una versión liviana de su sistema operativo para ofrecerles acceso a internet con una experiencia digna del siglo XXI a precios asequibles.

Así, Android Oreo (Edición Go) es una versión optimizada de Android Oreo adaptada para teléfonos inteligentes con 1 GB de RAM o menos, que usualmente cuestan alrededor de 50 dólares. La versión lite de Android Oreo incluye aplicaciones diseñadas especialmente para esos teléfonos, Google Play Protect, YouTube Go —para una conectividad limitada— y el Asistente de Google para Android (edición Go) permite a las personas enviar mensajes, hacer llamadas, configurar alarmas y más con su voz con un solo toque de la pantalla, como en el caso del Nokia 1.

 

Android One

La llegada del hardware de Google puso fin a la serie Nexus, que implicaba un trabajo conjunto de la firma con las compañías fabricantes —principalmente HTC, LG, Huawei, Motorola—, y buscaba ofrecer una mejor integración de hardware y software.

Para dar continuidad a ese esfuerzo, Google lanzó Android One, un programa que ofrece Android puro, sin capas de personalización, y garantiza tres cosas:

  1. acceso rápido a las últimas actualizaciones del sistema operativo
  2. actualizaciones de seguridad regulares
  3. diseño de software fácil de usar que sea intuitivo y ligero

“Android One combina el software y los servicios más recientes de Google con hardware bellamente diseñado por los socios principales”, explica Google en un comunicado. Igual de importante es el hecho de que también puedes contar con hardware con rendimiento probado.

 

Un caso de negocio

Han pasado casi 11 años desde que Steve Jobs presentó al mundo el iPhone y están por cumplirse los 10 de la llegada de Android. Desde entonces sistemas operativos han ido y venido —entre ellos Symbian, BlackBerry OS, Firefox OS, Windows Phone—, pero al final todo se resume a iOS, que tiene 14.5% del mercado, y a Android, que controla casi el 85% de éste, de acuerdo con cifras de IDC.

El esfuerzo de Google por mantener ese estado de cosas es muy relevante, particularmente a la luz de la evolución del ecosistema de comunicación móvil, que se espera permita una mayor interacción con los dispositivos conectados a internet en el hogar.

En el escenario del internet de las cosas y las casas inteligentes el dominio del sistema operativo también le da una ventaja a Google, especialmente a la luz de lo que puede verse en el segmento de bocinas inteligentes como centros de mando para electrodomésticos, iluminación y seguridad inteligentes, donde los protagonistas resultan ser los asistentes virtuales, como Google Assistant y Alexa, de Amazon. La predominancia de Android, el impulso del asistente de Google en los teléfonos inteligentes —y su posterior paso a otro tipo de dispositivos conectados— son claves para los planes de la empresa para la próxima década.

 

Siguientes artículos

MWC | Así son los nuevos Galaxy S9 de Samsung
Por

El flagship de la compañía coreana para 2019 tiene más poder bajo el cofre, una mejor cámara que graba en cámara súper l...