Es imposible pensar que la retirada de Margarita Zavala de la carrera Presidencial obedece únicamente a los resultados se las encuestas, aunque es un aspecto que destaca, su salida deja en el ambiente electoral muchas interrogantes. A poco menos de 60 días para que se realicen las elecciones en nuestro país el porcentaje de intención de voto para la candidata, dependiendo la encuesta en la que se vea puede ser incluso, menor al 3%. lejos quedaron aquellas encuestas de hace un año y medio en dónde ostentaba hasta más de 30% y hasta el 50% de preferencias del electorado frente a opciones como Miguel Angel Mancera, Miguel Angel Osorio Chong y el mismo Andrés Manuel López Obrador. Pareciera que con su renuncia al Partido Acción Nacional en octubre  del año pasado renunció también a las preferencias de los electores pues los números se desplomaron hasta las cifras del 2% de esta semana.

Si bien las encuestas no dejan dudas, estas no pueden ser consideradas la única causa, a ellas suma la falta de una estructura de partido, la sombra de la administración de su marido, la cual nunca pudo asumir ni rechazar totalmente, una campaña que no pudo terminar de convencer a las mujeres para acercar el voto de este grupo mayoritario de la población y que además carecía de propuestas que pudieran ser claras y convincentes para los electores.

Ahora bien, el impactos de su salida no necesariamente va a favorecer al candidato del Frente por México, Ricardo Anaya Cortés, recordemos que la salida de Margarita del PAN ocasionó una división al interior del partido, por lo que no necesariamente las personas que apoyaron a Margarita volverán para solidarizarse con Anaya, podríamos estar ante un escenario parecido al del 2012 en que el panismo se dividió para apoyar, por un lado, la candidatura de Andrés Manuel López obrador para que el PRI no regresara al poder y por otro lado para apoyar la candidatura del PRI con tal de que no se consolidara aquello del peligro para México, pero esto sólo toca a los militantes y simpatizantes de la ahora ex candidata, quienes incluso podrían volcar su apoyo al candidato independiente.

Resultará también muy importante saber hacia dónde volcará Margarita su apoyo si es que decide hacerlo público, pero no sólo ella, será muy interesante saber qué pasará con el resto de liderazgos que acompañaban a la candidata en su campaña, recordemos por ejemplo, el grupo de ex gobernadores, claramente de extracción panista, que podrían considerar dar su apoyo al candidato del Frente por México; el grupo de ex funcionarios públicos, que no son panistas y que  debido a su trayectoria, podrían estar mucho más cerca del candidato del PRI.

PUBLICIDAD

Finalmente se destaca que la pérdida es en general para la democracia, pues una vez más tendremos una boleta solamente con candidatos. No tener una candidata en un país en donde más del 50% de la población es mujer, es lamentable, pues nos habla no sólo del poco acceso a estos espacios, si no del poco respaldo que la ciudadanía brinda a estas iniciativas.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @xopimienta

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Declinar por Anaya sería el fin de su vida política
Por

A Margarita, como a muchas mujeres en México, le ha tocado asumir el costo que tiene ser mujer en un ambiente de hombres...