Roma, Roma, Roma…. No soy crítica de cine y por mi falta de cultura para apreciar lo que muchos expertos han llamado una “obra de arte”, me abstengo de comentar la película. Pero de Yalitza, Yalitza Aparicio sí. Sobre ella sí hablo como diamante en bruto para ser la voz en contra de la marginación en un país machista, clasista y racista.

Ella, quien se ve espectacularmente bien en la portada de Vogue luciendo un vestido Dior, con gran orgullo de sus orígenes, la humildad y hasta ahora, la garra mostrada, ante la despiadada crítica, simplemente resaltan una sutil sofisticación. Se trata de una mujer de apariencia camaleónica, de trabajo, a quien la vida le sonrió con una oportunidad. Una mujer que hoy tiene puestos sobre ella los reflectores del mundo con su nominación al Oscar. Una mujer que, si capitaliza la plataforma mediática a su alcance, tiene el poder para influir en la vida de millones de mujeres en México y Latinoamérica.

¿La van a atacar? Sí. Mucho, y lamentablemente, empezando por muchas mujeres. ¿La van a querer utilizar? Probablemente también.

En el pasado, ha habido mujeres con grandes preparaciones curriculares y producciones de mercadotecnia, que han forzado su entrada para encabezar la voz de las mujeres en diferentes ámbitos, con poco éxito. A Yalitza, se le presenta la oportunidad sin buscarla.

Manteniendo su esencia y con un poquito de brillo, pues al final del día somos una sociedad visual, podría lograr lo que nadie ha logrado, tener una conversación de fondo sobre el cierre de la brecha entre hombre y mujeres, ciudad y zonas rurales, matices de piel y rasgos físicos, para sólo entonces, cambiar la realidad de millones de mujeres. Hoy puede unificar la voz para amplificar su impacto, si esta mujer, orgullosa indígena oaxaqueña, así lo decide.

Llevado a la empresa… sucede exactamente lo mismo. Las oportunidades en ocasiones son brindadas, cuando llegan a ser presentadas, por ser parte de un grupo vulnerable, en vez de por talento. Y en muchas otras ocasiones, las oportunidades se presentan a aquellos dentro de las organizaciones “que pertenecen” al grupo rector. ¿O no?

 

Contacto:

Facebook: By Helga Knoderer

Twitter: @byHelgaKnoderer

LinkedIn: Helga Knoderer

Página web: HelgaKnoderer.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Con apoyo de la UNAM se creará en CDMX la Escuela Nacional de Jueces
Por

Se trata de un proyecto muy ambicioso para cambiar la imagen de los tribunales, dijo  Rafael Guerra Álvarez presidente d...