Estos jóvenes controlarán algún día el negocio de sus padres: el narcotráfico. Son los herederos de un imperio valuado en 40,000 mdd sólo en México. Aunque, gracias a la tecnología y a su corta edad, la forma como se hace este negocio podría cambiar. 

 

Pueden llegar a tener tigres y panteras como mascotas, visten con ropa de lujo comprada en Nueva York, conocen a estrellas como Paris Hilton o Megan Fox, comen langosta y degustan los vinos más exclusivos, cargan cadenas de oro, usan Rolex y les encantan la tecnología y las redes sociales. Pero también escuchan narcocorridos, les gusta el tequila, usar drogas, sobornar a diputados, senadores, agentes de la Policía Federal y de la Defensa y controlar el negocio de sus padres. Ellos son los narcojuniors o narcomillennials.

PUBLICIDAD

Su historia está contada en el libro electrónico de reciente aparición Narcojuniors: los herederos del poder criminal, de José Luis Montenegro, editado por Penguin Random House. En el texto se retrata la vida y los excesos de estos jóvenes que en un futuro podrían llegar a ser los herederos de un imperio valuado en 40,000 millones de dólares al año sólo en México, según la página havocscope.com, especializada en datos delictivos.

“Creo que es importante hablar de estos capos porque se están empoderando a la vista de todos. Y tanto tú como yo estamos inmersos en actividades digitales, compartimos nuestra vida en tiempo real, estamos comentando, haciendo check in. Es interesante saber que nosotros también corremos peligro porque estamos compartiendo el mismo espacio”, comenta en entrevista José Luis Montenegro, periodista y escritor.

Estos personajes han cobrado mayor importancia en los últimos años debido a la rapidez con que viaja la información. No tienen empacho en utilizar las redes sociales para mostrarse u operar sus negocios. “Las usan como un método de comunicación para llevar a cabo sus actividades ilícitas. Aunque también quieren sentirse presentes dentro de la vida pública del país y sentir que tienen autoridad”, comenta el autor.

La falta de regulación en las redes sociales facilita este tipo de conductas, y aunque existe una policía cibernética, para Luis Montenegro, los resultados son inexistentes.

“No hay una regulación en redes sociales. Se dice que hay una policía cibernética en México, pero si nos atenemos a esa lógica de que tenemos un buen respaldo de manera tecnológica, pues no se están viendo los resultados. Porque ahí siguen y siguen subiendo fotos. Finalmente, a las autoridades no les interesa porque no los quieren atrapar”, sentencia Montenegro.

 

Una historia en redes sociales

Todo comenzó por una cuenta de Twitter, en específico la de Serafín Zambada, hijo del “Mayo” Zambada, uno de los más importantes líderes del cártel de Sinaloa. Según datos de las agencias de seguridad de México y Estados Unidos, Serafín fue capturado por su actividad en redes sociales, pues publicaba fotografías de sus lujos.

“Empecé a investigar y encontré que esta cuenta tenía mucho potencial, creía que debía de haber algo más allá de lo que estaba apareciendo en medios. Seguí la ruta de ésta y otras cuentas y me encontré con que eran 75; son las más esenciales. Se van moviendo, van cambiando, son efímeras”, cuenta José Luis.

El autor comenta que utilizó tres datos para saber si las cuentas de estos narcomillennials eran reales:

  • Geolocalización: Necesitaba saber de dónde se estaban enviando los mensajes.
  • Temporalidad: Las fechas de los posts permitían conocer cuándo se efectuaban ciertas compras o se realizaban viajes.
  • Vinculación de las cuentas: Serafín Zambada y los narcomillennials investigados tenían vinculadas sus cuentas de Facebook, Twitter e Instagram. Si posteaba algo en una, aparecía en las otras dos cuentas.

Lo más difícil de llevar a cabo la investigación fue poderse acercar a los narcomillennials.

“A partir de la cuenta de Serafin pude contactar a un elemento para charlar más. No menciono el nombre porque aún sigue en actividades ilícitas, no lo han atrapado. Estoy seguro de que él es uno de los herederos de este poder criminal. Pude platicar, además, con María Luisa Torres Urrea y Dámaso López Serrano. María Luisa es hija del JT y Dámaso López es hijo de Dámaso López Núñez, el Licenciado, administrador de seguridad en el penal de máxima seguridad de Puente Grande cuando el Chapo estaba encerrado. Él le ayudó a escapar, y tiempo después se unió al cártel de Sinaloa”, afirma Montenegro.

Las ganas de denunciar y saber qué es lo que estaba pasando con estos sujetos, saber qué es lo que mantiene a México en esta situación, fue lo que impulsó a José Luis Montenegro a escribir el libro.

“Primero empecé a reportear casos básicos, de educación, internacionales, pero te va ganando la pasión de la profesión y te pasas a temas más complejos, de más investigación, como el narco. La necesidad de escribir surgió de querer un país mejor”, asegura.

José Luis comenta que no tiene miedo: sus ganas de dar a conocer un mundo que está prácticamente frente a nosotros es lo que lo motiva a escribir. “Como lo dice Roberto Saviano: las mafias no temen a los escritores, temen a los lectores.”

 

Vivir al borde del peligro

Puedes caminar a su lado y no darte cuenta, mientras paseas por Reforma. Podrían estar en tu estado, municipio o colonia y no habría forma de saber que son narcomillennials.

Estos personajes tienen una vinculación directa consanguínea; ésa es la única forma de que puedan ser los sucesores de un negocio que factura cerca de 29,000 mdd que entran de contrabando a México, a partir de la venta de drogas ilegales en Estados Unidos, según datos de havocscope.com.

Los narcomillenials son la nueva era en el mundo del tráfico de drogas. Ya no son los campesinos que buscan entrar al negocio para hacerse ricos de la noche a la mañana, ni son los sicarios, ni los halcones que vigilan la sierra para que la policía no los sorprenda. Estos jóvenes están más preparados, más estudiados y más globalizados, gracias a la tecnología, una herramienta indispensable para ellos.

Tanto es el poder de estos personajes que fácilmente pueden hacer que pequeños negocios legales se conviertan en ilícitos. “Lo que ellos hacen es transformar su actividad ilícita en otras empresas que puedan redituarles, si no la mayor parte de su dinero, sí algunos guardaditos. Y también, por qué no, sirven para el lavado de dinero. Existe el caso de las hijas del Mayo Zambada, Midiam Modesta y Patricia Zambada Niebla, quienes, al igual que su madre, tenían guarderías subrogadas al IMSS”, comenta el autor.

Los narcomillennials representan una nueva forma de hacer narcotráfico, aunque no sólo son eso: podríamos estar ante la generación de narcotraficantes que lleguen a importantes puestos dentro de la política. “Los narcojuniors y los narcotraficantes en general lo único que buscan es el poder y el dinero. Claro que podrían ser los nuevos CEO de empresas o parte de la política”, afirma Montenegro.

Tanto es así que para el autor no es de sorprender que en un futuro tengamos a un presidente procedente totalmente del narco. Incluso, dice, ha habido casos que semejan esta situación. “Misael Torres fue síndico de una localidad en Sinaloa. Se postuló como candidato único y lo eligieron. Tiempo después, en las redes sociales salió a la luz que era narcotraficante. Lo mandaron preso a la Ciudad de México. Aunque la actividad en las redes sociales, sus cuentas, seguían activas. La gente le preguntaba en las mismas redes sociales que si no estaba preso, a lo que él respondió: ‘Adentro y afuera es la misma chingadera’”, platica José Luis.

Es imposible cuantificar el dinero y el poder que tienen los narcomillennials y el crimen organizado en general. Según Forbes, expertos antinarcóticos estiman, de forma conservadora, que los ingresos anuales del cártel de Sinaloa pueden superar los 3,000 mdd.

Más allá de todo lo que estos personajes puedan comprar: casas, carros, ropa, animales exóticos, funcionarios o cualquier cosa inimaginable, lo que más anhelan es tiempo de vida… Porque no hay dinero que alcance para escapar de la muerte.

narcojuniors

Aquí puedes adquirir el libro:

iTunes: https://itun.es/mx/MxCt6.l
Amazon: http://goo.gl/iKZlVr
Google Play: http://goo.gl/PPaQtR
Librerías Gandhi: http://goo.gl/1bBjLk
Casa del Libro: http://goo.gl/PCP8Jd
BajaLibros: http://goo.gl/D3oiGY

 

Siguientes artículos

Samsung, incapaz de alcanzar la rentabilidad de Apple
Por

En vez de un solo modelo de su nuevo teléfono insignia, el fabricante coreano ofrece seis distintos, cada uno más caro q...