Reuters.- La incombustible activista adolescente Greta Thunberg ha estado recorriendo el mundo en automóvil, tren y barco -no en avión- para exigir medidas contra el cambio climático, pero incluso ella necesita un descanso.

Thunberg, de 16 años y recientemente nombrada Persona del Año por la revista Time, se unió el viernes a miles de estudiantes en la ciudad de Turín, en el norte de Italia, para protestar y presionar al gobierno para que tome más medidas para frenar las emisiones de carbono.

Thunberg, que se niega a volar, viajó a Turín en tren y automóvil desde Madrid después de asistir a una cumbre climática de la ONU en la capital española. La activista había llegado a Europa solo unos días antes a bordo de un catamarán después de pasar meses haciendo campaña en Estados Unidos.

Ahora dice que necesita un poco de tiempo de reposo.

“Estaré en casa para Navidad y luego tomaré unas vacaciones porque hay que descansar”, dijo a periodistas en Turín.

Aun así, la reconocida activista mostró mucha energía cuando se dirigió a los manifestantes en Turín, donde nació el fabricante de automóviles Fiat y que es una de las regiones más industrializadas y contaminadoras de Italia.

“2019 casi ha terminado. Debemos asegurarnos de que 2020 sea el año de la acción, es el año en que revertimos la curva de emisiones globales”, dijo a la multitud.

Lee también: Greta Thunberg se mofa de Trump como lo hizo con Bolsonaro

 

Siguientes artículos

La razón de por qué nos da incertidumbre la incertidumbre
Por

Son tiempos complejos, de poca claridad del presenta y más del futuro, y son varios los factores que propician esta situ...