Coursera experimentó una sólida actuación en su primer día como empresa pública. El proveedor de educación en línea con sede en Mountain View, California, debutó con un precio de acción de 33 dólares.

Al final del día, sus acciones cotizaban a 45 dólares y continúan subiendo hoy. En su última ronda de recaudación de fondos en julio de 2020, la compañía fue valorada en 2,600 millones de dólares (mdd) de acuerdo con Pitchbook y ahora vale casi 7,000 mdd.

“Es un paso adelante en un largo viaje”, dijo el CEO Jeff Maggioncalda sobre la OPI, en una entrevista por Zoom ayer por la tarde. Con una camisa blanca abotonada y una chaqueta gris, respaldada por un fondo virtual de una pared con paneles de madera que mostraba el logotipo de Coursera. Durante la mayor parte de la pandemia, ha estado trabajando desde su casa en Santa Cruz, cerca del faro de la ciudad frente a la playa. “Llevamos nueve años y nos quedan muchos más de nueve”, dijo.

Los profesores de ciencias de la computación de Stanford, Daphne Koller y Andrew Ng, fundaron Coursera en 2012 como una plataforma para ofrecer cursos masivos abiertos en línea, conocidos como MOOC.

Su visión: brindar a los estudiantes de todo el mundo acceso gratuito a cursos universitarios impartidos por profesores de las mejores universidades. Al principio, Coursera no cobró nada a los estudiantes, quienes no obtuvieron crédito académico. Ante esto, Princeton, Penn y Michigan firmaron.

Siguió una tremenda exageración, con líderes de opinión como Thomas Friedman del New York Times que escribieron sobre Coursera y sus compañeros proveedores de MOOC Udacity y edEx: “Nada tiene más potencial para desbloquear mil millones de cerebros más para resolver los problemas del mundo“.

No te pierdas: Cerca de 30 millones de estudiantes nuevos se unieron a Coursera desde el inicio de la pandemia

La narrativa pronto cambió a “la muerte del MOOC”, luego de que los datos de dos estudios de la Universidad de Pensilvania mostraran que el 80% de las personas que se registraron para los MOOC gratuitos ya tenían títulos y solo la mitad de ellos se molestaron en mirar una sola conferencia. Es decir, un minúsculo 4% completó sus cursos.

Desde entonces, el negocio de Coursera ha dado un giro para centrarse en los cursos que cobraran. En 2017, Maggioncalda, de 51 años, asumió el cargo más alto y llevó a la empresa por un nuevo camino. El Fundador y ex director ejecutivo del sitio web de planificación financiera, Financial Engines, nunca había trabajado para una empresa de educación antes de unirse a Coursera.

Sin embargo, bajo su liderazgo, el negocio de Coursera, que vende cursos en línea de 150 instituciones a cualquier estudiante dispuesto a pagar, está generando la mayor parte de sus ingresos. De acuerdo con sus presentaciones ante la SEC, ese segmento generó 193 mdd de sus 294 mdd en ingresos de 2020.

Su conjunto de cursos más popular se llama “Python for Everybody Specialization”, impartido por el profesor de la Universidad de Michigan Charles Russell Severance.

Los estudiantes pagan una tarifa de suscripción mensual de 49 dólares para trabajar en cuatro cursos pregrabados, que consisten en conferencias en video y una serie de asignaciones. La mayoría de los estudiantes completan la secuencia en cuatro meses, dijo Maggioncalda. En general, la tasa de finalización de las ofertas de Coursera es del 50% al 60%.

Según el inversor en tecnología de la educación, Daniel Pianko, cofundador de University Ventures, la historia de Coursera destaca el éxito del curso corto en línea.

No te pierdas: Cómo Goldman y otros gigantes de Wall Street prestaron miles de millones a Archegos Capital

“Todo lo que decían los revolucionarios sobre los MOOC estaba mal”, dice. “Lo que salvó a Coursera fue el curso corto que enseña a las personas cómo usar datos y hacer análisis, por 49 dólares al mes”.

Coursera también tiene un negocio empresarial de rápido crecimiento que recaudó 71 mdd el año pasado; ofrece cursos para ayudar a mejorar las habilidades de los empleados en empresas como Novartis y Adobe.

Su negocio más pequeño son los programas de grado completo, que representaron 30 mdd en ingresos de 2020, el cual ofrece dos títulos de licenciatura en línea, de la Universidad del Norte de Texas (por 14,000 dólares) y la Universidad de Londres (cuyo precio varía entre los 14,000 y 21,000 dólares).

Coursera también ofrece programas de posgrado, principalmente en materias técnicas, en escuelas como la Universidad de Illinois en Urbana-Champagne y la Universidad de Colorado Boulder.

Los escépticos de Coursera como John Katzman, fundador y director ejecutivo de Noodle Partners, gerente de programas en línea con sede en la ciudad de Nueva York, dicen que Coursera cobra mucho a las escuelas por llevar sus cursos en su plataforma y ofrece poco más allá de los servicios de marketing.

“Esto no va a terminar bien para Coursera”, dice. “La gente como yo atacará el espacio sin título y hará que sea mucho menos costoso para los estudiantes hacer programas de excelentes escuelas”. Katzman dice que recientemente hizo un trato con la Universidad de Howard para diseñar y albergar su MBA en línea.

Sin embargo, inversionistas como Pianko ven un futuro brillante para Coursera como empresa pública. “Esta es probablemente la oferta pública inicial de tecnología de la educación más estable y segura, ya sea planificada o reciente”, dice.

Por su parte, Deborah Quazzo, socia gerente de GSV Ventures, está de acuerdo. Cuando la pandemia termine y muchos estudiantes universitarios regresen a las clases presenciales, predice que el negocio de Coursera seguirá siendo sólido. “El cambio a las clases en línea ya estaba en marcha antes de Covid”, dice ella.

Coursera tiene la ventaja de trabajar con las marcas más respetadas en educación superior, incluida Stanford, donde los fundadores Koller y Ng todavía son profesores. La secuencia de certificados de aprendizaje profundo de Ng sigue siendo una de las más populares de Coursera.

Sin embargo, Coursera no es rentable, perdió 66.8 mdd en 2020 según las presentaciones ante la SEC, en comparación con 46.7 mdd en 2019. Pero los ingresos aumentaron un 59% en 2020 con respecto a 2019 y su fuerza laboral se disparó en 300 empleados a una plantilla total de más de 850. Y sigue expandiéndose en el extranjero. Sus 77 millones de estudiantes provienen de 190 países.

En octubre de 2018, Forbes incluyó a Coursera en la lista de la revista de nuevas empresas emergentes de 1,000 mdd. Para el siguiente mes de abril, los inversores habían fijado su valoración en más de 1,000 mdd.

Maggioncalda dice que la pandemia ha ayudado a los empleadores a ver que es posible que las personas adquieran habilidades en línea y trabajen desde ubicaciones remotas: “Estoy muy entusiasmado con la igualación de las oportunidades de aprendizaje y las oportunidades laborales que vendrán en el futuro”.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

Boeing firma contrato de 1,600 mdd con EU para aviones de patrulla marítima
Por

La empresa producirá 11 aviones de patrulla marítima P-8A Poseidon, que se utilizan en las misiones de recolección de in...