Estados Unidos, China y Europa, mientras el mundo sorprendido observa entre la llegada de la variante Ómicron y la angustiante falta de vacunas en África, se debaten el nuevo orden mundial y la nación oriental ha implementado desde hace años sus estrategias, que les ha facilitado la puesta en marcha de la Ruta de la Seda en pos de concretar sus planes de ser la primera potencia mundial.

Y así es como ha comenzado la lucha, no solo desde la cultura, desde la moda, e incluso desde las redes sociales, China y la Ruta de la Seda están dando de que hablar, no solo a Europa central, sino que está acentuando la división en la propia mesa chica de la Unión Europea, que tampoco quiere que el continente sea el campo de batalla entre oriente y occidente.

Discrepancias dentro del círculo rojo de la Unión Europea es lo que se observa desde que Grecia e Italia han mostrado su simpatía con China, para no solo acrecentar una mutua y beneficiosa relación, sino que los países con los paisajes mediterráneos más hermosos del mundo, se las han visto difícil con la pandemia y lo que necesitan, y vociferan a los cuatro vientos, es la falta de dinero.

Tanto Italia como Grecia y los propios chinos, tienen una buena relación, incluso desde que décadas pasadas el país del Partenón implementó las Gold Cards que benefician con el pase permanente a todo aquel que compre una propiedad de 250,000 dólares o más. Así fue como el boom creció y China, al igual que en el pasado, supieron oportunamente que Grecia sería el camino a seguir para desplegar la Ruta de la Seda.

Los años pasaron y así fue que la empresa china Cosco es ahora la dueña de los dos tercios del gran puerto de contenedores griegos en el Pireo, además de la Corporación de Carreteras y Puentes de China ha construido un puente clave en Croacia, el Peljesac.

El paso fue financiado por los contribuyentes de la UE, pero lo construyó la Corporación de Carreteras y Puentes de China, por lo tanto la Ruta de la Seda ha avanzado más allá de los montes caucásicos mientras Europa los ha visto de brazos cruzados crecer y crecer.

Pues ahora, la pandemia parece haber no solo logrado la reconversión digital que mucho hablamos en estas páginas, sino que ha puesto en el abismo de realidad a los grandes hombres de decisión de Europa quienes finalmente se han puesto manos a la obra.

Así es que la semana anterior, la Unión Europea (UE) ha revelado los detalles de un plan de inversión global de 340,000 millones de euros (mde), a través de la iniciativa Global Gateway, que se entiende como la respuesta Europea a los planes de la franja y la Ruta de China, que ahora definimos como la nueva Ruta de la Seda y de otros problemas mayores como la transición verde y digital a nivel global.

Lee más: Ventas de supermercados y departamentales crecen 9.3% en noviembre

Ruta de la Seda de China y la batalla por el predominio mundial

En este sentido, la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, reveló la iniciativa Global Gateway que debería convertirse en una marca de confianza, ya que tras la puesta en marcha de la estrategia mencionada, China ha metido mucha presión a sus países socios tras otorgar fondos para ferrocarriles, carreteras y puertos.

Ante el vasto poderío económico chino ahora la UE está consiguiendo miles de millones de euros provenientes de sus miembros, de instituciones financieras e incluso el sector privado, los cuales llegarían en forma de garantías o préstamos, en vez de donaciones, de acuerdo a los medios.

Von der Leyen dijo que la UE quiere mostrar que un enfoque diferente, democrático, puede traducirse en proyectos enfocados en afrontar el cambio climático así como proyectos de seguridad global en salud y de desarrollo sostenible para países en vías de desarrollo, reflejando indirectamente el ‘crecimiento’ facilitado por China, movilizados por sus propios intereses.

En un informe reciente, el embajador de China en la UE, Zhang Ming, dijo que Pekín le daba la bienvenida a la estrategia Global Gateway si era una iniciativa abierta y podía “ayudar a los países en vías de desarrollo”.

Asimismo, el jefe diplomático chino advirtió que “cualquier intento de convertir proyectos de infraestructura en una herramienta geopolítica le fallaría a las expectativas de la comunidad internacional y afectaría sus propios intereses”.

China, que ha desarrollado vínculos comerciales tras la derrama de dinero hacia nuevas carreteras, puertos y ferrocarriles, también ha recibido críticas por facilitar, en lo que la prensa europea define como “créditos predatorios” o algo como la “diplomacia de la trampa por endeudamiento”.

En la misma línea, existen argumentos paralelos respecto a que el panorama es más complicado (caso Italia y los intereses chinos en el puerto de Trieste) o incluso inocuo, ya que para los países altamente dependientes del turismo, recibir grandes préstamos de oriente ha sido beneficioso y carente de riesgos, y no solo eso: China ha extendido la mano a naciones con necesidad, cuando no la han ofrecido otros.

Te puede interesar: Impuesto a apps de reparto perjudicará a usuarios, repartidores, inversiones y crecimiento económico: AIMX

 

Siguientes artículos

Real Madrid futbol
LaLiga española cede derechos transmisión de partidos a Movistar y DAZN por 5,590 mdd
Por

El acuerdo es un récord para LaLiga, ya que su último contrato, firmado con Telefónica en 2018, fue un convenio de tres...